Opinión

El verdadero fracaso
en el Edomex

 
1
 

 

Candidatos Edomex (Nación 321)

Veo la encuesta que el prestigiado encuestador Alejando Moreno publica apenas el miércoles pasado en las páginas (40 y 41) de nuestro diario en donde señala que Alfredo del Mazo cuenta con 34 por ciento de intenciones de voto, Delfina Gómez con 29 por ciento, Juan Zepeda con 19 por ciento y Josefina Vázquez Mota sólo 13 por ciento, y lo primero que me pregunto es lo siguiente: ¿qué ocurrió con la panista a la que le rogaron accediera a abanderarlos? Ella condicionó su participación a que no la dejaran sola como ocurrió en la presidencial y a tener asegurado un puesto como senadora en 2018. Hoy está derrumbada. Me digo: ¿y cómo es que Juan Zepeda del PRD ha crecido tanto?; él y Delfina eran prácticamente desconocidos hace unos meses. Y finalmente entro de lleno en el caso de Alfredo del Mazo. Por motivos laborales he tenido que frecuentar los estados de Puebla y México. En los anuncios espectaculares, en las carreteras, se le ve muy serio y hasta triste. ¿Quiénes autorizaron esas fotografías? Hace unos tres meses la señora Delfina tenía un gatito en su regazo, después cambió para decir que encarna la esperanza.

Desde que Eruviel Ávila tenía un año de gobernador, comencé a escuchar quejas en contra de su gobierno: “La policía es más corrupta e ineficaz que nunca” y esto aumentó en la medida en que avanzaba su sexenio. Las más nutridas venían de Neza, Texcoco, Ixtapaluca, Chalco, La Paz. Eran notas constantes en diarios y reportajes televisivos. Más tarde y después de tener durante más de 25 años una casa en Jilotepec, lo escuché directamente de amigos radicados en Soyaniquilpan, Jocotitlán e Ixtapan de la Sal. Al cumplir cuatro años como gobernador, recibí una invitación para estar en su IV Informe.

No fui debido a que su mala reputación se extendía por todo el corredor azul: Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán de Zaragoza. Era indudable su pésima gestión, dilapidaba el capital político con que había ganado el gobierno apoyado en la que era una muy buena imagen de Enrique Peña y en las expectativas de una nueva generación de priistas. Todo se vino al traste. Incluso en los municipios del sur, colindantes con Morelos y Guerrero como Tlataya y Sultepec, se hablaba muy mal de sus promesas incumplidas en hospitales y caminos que nunca se hicieron.

¿Qué le pasó a Eruviel quien había sido diputado y alcalde de Ecatepec en repetidas ocasiones? Los rumores de que sería llamado al gabinete al puesto de Agricultura iban y venían. En realidad lo que los pobladores querían era que se fuera, que dejara el puesto a cualquier otra persona; la pésima imagen daba lugar a que las fuerzas de oposición, con sobrada razón, cargaran sus baterías. Ahí entró de lleno y con mucha anticipación el nombramiento que AMLO hizo a Delfina como “promotora de la justicia y la libertad”. Ahí comenzó una campaña sin pausa que fue permeando en la ira y sobre todo en el temor a la violencia que se extendió a los autobuses, el Metro, las carreteras, las casas habitación, las ferias y en todas las calles y avenidas. Nada ni nadie hacía frente a la delincuencia mientras que uno tras otro se hacían los contratos y obras de relumbrón.

A ello habría que agregar lo que todos sabemos: la corrupción y la inmunidad generalizada en muchas partes del territorio, incluso los errores de respuesta que se dieron en Iguala, Tlatlaya, la 'casa blanca', visita de Trump, etcétera.

Me sorprende que la encuesta a la que he hecho referencia diera esos números. Pienso que reunidas las intenciones de voto de los demás partidos, Del Mazo perdería la elección. Para su suerte, están divididos.

Y ahí anida la posibilidad de ganar a pesar de la falta de cumplimiento de un deplorable gobernador saliente y un ambiente político como no se veía en decenios.

Las probabilidades, casi todas, nos hablan de que la elección en Edomex apunta a un fracaso. Las urnas no contendrán los números de victoria para ningún contendiente; esto saldrá del estira y afloja que se dé en el Tribunal Electoral y eso incluye, como fue en Colima hace un año, tener que realizar una segunda vez la elección.

Twitter:
@RaulCremoux

También te puede interesar:
¿Por qué matan a los periodistas?
Nuestro vergonzoso vicecampeonato
Hay algo muy podrido entre nosotros