Opinión

El Turismo Chilangoméstico

1
 

 

DF

Las vacaciones de verano, las más importantes y largas del año –al menos para los estudiantes–, están por comenzar y es en estos periodos cuando la industria del turismo deja sentir toda su fuerza como uno de los pilares de la economía nacional en cuanto a la generación de divisas frescas y a la reactivación del gasto directo a través de los viajeros domésticos, es decir: mexicanos viajando por México.

Y como el turismo nacional pasa por un momento dorado, no es de extrañar que las previsiones que han hecho tanto organismos de gobierno, como de la iniciativa privada, resulten optimistas, aunque destaca que no lo sean en demasía, como podría esperarse dados los buenos números del año pasado.

Por ejemplo, un estudio sobre las expectativas a nivel nacional en este verano, realizado por la Federación Mexicana de Asociaciones Turísticas, adelanta que se moverán por todo el país casi 79 millones de viajeros, de los cuales solamente el 17% serán extranjeros.

Estos turistas, afirma el documento citado, gastarán 98 mil millones de pesos en este lapso que abarca julio y agosto; y generarán una ocupación de 62% en julio, la cual bajará a 55% en agosto, pero en promedio será de 59% durante esos 60 días de asueto escolar.

Por su parte, las estimaciones hechas únicamente para la Ciudad de México para este mismo periodo de verano, realizadas por la Secretaría de Turismo de la metrópoli, encabezada por Miguel Torruco Marqués, sostienen que llegarán casi 19 millones de turistas, que provocarán una derrama económica de 19 mil 508 millones de pesos. Además, llenarán los hoteles al 68% de su capacidad.

Llama la atención que en ambos casos el gasto por viajero resulte muy bajo, de acuerdo a estas cifras, ya que a nivel nacional será de apenas mil 244 pesos, en tanto que a nivel del Distrito Federal únicamente llegará a los mil 54 pesos.

Para poner en perspectiva y dimensionar lo importante que económicamente resultan las vacaciones, podemos ver que, de acuerdo al más reciente informe emitido por Sectur DF, en el primer cuatrimestre del año arribaron a la capital del país 4.2 millones de turistas, los cuales gastaron mil 567 millones de dólares (alrededor de 24 mil 289 millones de pesos), registrando una ocupación hotelera promedio de 63.4 por ciento.

Es decir, durante dos meses (julio-agosto) el periodo de descanso en las escuelas, que lleva a los papás a buscar también tomarse sus vacaciones laborales o los que no pueden, por lo menos a salir uno o varios fines de semana en algún destino turístico de la República, propició que hubiera cuatro veces más turistas que los que hubo durante los cuatro primeros meses del año.

Sin embargo, al comparar las derramas económicas, aparece un dato que resulta distorsionado o fuera de lógica: si en el verano la cantidad de viajeros se cuadriplica, con respecto a lo registrado en el primer cuatrimestre del año, ¿por qué el dinero que gastan únicamente crece veinte por ciento? Tal vez aquí haya un dato que tengan que revisar en la oficina de estadísticas de Sectur DF.

No obstante, un dato a favor del DF es que si a nivel nacional la media de ocupación hotelera durante el verano será de 59%, en la Ciudad de México se prevea que alcanzará nueve puntos porcentuales más. De igual manera, sobresale el hecho de que el promedio de ocupación en la Ciudad de México de enero a abril de este año haya sido de 63.45, casi 4.5 puntos porcentuales más que el periodo vacacional en todo el país.

Aunque en la industria turística se manejan muchos otros indicadores para medir su desempeño, la cantidad de turistas, derrama económica y ocupación hotelera son como los básicos. Asimismo, se contabiliza a los extranjeros que llegan al país, así como el Turismo Doméstico.

Sin embargo, ahora Torruco sorprende al monitorear lo que sería un aspecto muchísimo más focalizado del Turismo Doméstico: los chilangos que viven en una Delegación Política y van a otra de paseo.

Según Sectur DF, serán 25.1 millones de defeños quienes visitarán otra demarcación durante las vacaciones, para realizar compras, asistir a eventos recreativos o comer en algún restaurante, entre otras razones, generando un gasto de mil 354 millones de pesos. Ahora sí Torruco nos sorprendió con este dato de éste, que podría considerarse como Turismo Chilangoméstico.

garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
Resorts, la principal empresa turística
Pullmantur, los secretos de un crucero exitoso
Mundo Joven, un mochilero de veinte años