Opinión

El tigre ya es pantera

     
1
   

    

Javier Duarte (cuartoscuro)

Una vez más en la Cámara de Diputados se retrasa el juicio de procedencia contra quienes fueron colaboradores del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, y ahora el pretexto proviene de la Mesa Directiva.

Cuando los escándalos de corrupción llenaron los medios de información y la alternancia en algunas entidades provocó que se hicieran públicos los excesos de los mandatarios estatales, el PRI se comprometió a luchar contra la impunidad.

Sin embargo, un priista connotado, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, al parecer se tomó muy en serio su papel de garantizar “el fuero constitucional de los diputados y velar por la inviolabilidad del recinto legislativo”.

Ayer rechazó la decisión que había tomado por unanimidad la sección instructora, de que fuera el Pleno el que definiera los desafueros de los legisladores priistas Tarek Abdalá y Alberto Silva, al afirmar que los dictámenes no cumplen los supuestos previstos en la Ley Orgánica del Congreso general.

Ramírez Marín devolvió ambos expedientes a la sección instructora encargada de dar trámite a los juicios de procedencia, en un oficio remitido a su correligionario Ricardo Ramírez Nieto, presidente del órgano jurisdiccional de la Cámara de Diputados. Ramírez Marín argumentó que los dictámenes “sólo pasarán al Pleno si son votados por la mayoría de los integrantes”.

El 12 de octubre pasado, la sección instructora votó los dictámenes sobre los juicios de procedencia contra Abdalá y Silva, pero en ambos casos registró tres empates consecutivos, con dos votos a favor y dos votos en contra, por lo que los dictámenes se turnaron a la Mesa Directiva para determinar su eventual votación.

El diputado Omar Ortega, del PRD, considera que la interpretación jurídica de Ramírez Marín es incorrecta, por lo que exige ratificar el trámite.

Por desgracia, esta decisión del PRI, de mantener la impunidad que tanto daño ha hecho al país, al parecer le da la razón a Ramírez Marín, ya que el artículo 45 de la Ley Orgánica señala en su numeral 7 segundo párrafo que:

“Los proyectos de dictamen de la sección instructora y los de las comisiones encargadas de resolver asuntos relacionados con imputaciones o fincamiento de responsabilidades, así como de juicio político y declaración de procedencia, sólo pasarán al Pleno si son votados por la mayoría de los integrantes respectivos”.

El problema es que cuando hacen las leyes y los reglamentos, todos se ponen de acuerdo para mantener la impunidad, y ante la opinión pública aseguran que están contra el fuero.

Tarek Abdalá, extesorero de Javier Duarte en Veracruz, fue acusado por la Fiscalía estatal de desviar más de 23 mil millones de pesos, y el exvocero de Duarte, Alberto Silva, de desviar cuatro mil millones.

Así los priistas no tendrán que mostrar en el Pleno su apoyo a los colaboradores de Javier Duarte, y como señala Omar Ortega: con esta decisión, cuando ya inició el año electoral, evitan poner más rayas al tigre; el problema es que “ya es pantera” de tantos manchones negros, asegura el diputado.

PIDEN INFORMACIÓN
A un mes del terremoto, los directivos del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México dicen que pronto darán a conocer el peritaje de lo sucedido en esas instalaciones en las que fallecieron cinco jóvenes. Ojalá lo hagan pronto.

Y que den más certeza a su comunidad de los avances para que los alumnos puedan regresar a clases, ya que consideran que de ninguna manera el aprendizaje es el mismo si lo hacen con lecciones presenciales.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Candidato del PRI requiere menos votos, que firmas los independientes
Pronto habrá definiciones
¿De quién hablan?