Opinión

El Terrorismo Islámico no tiene límites

Las organizaciones terroristas como Hamas, Alqaeda, el Ejército Islámico de Irak o Boko Haram, entre otras, no pueden sobrevivir si cesan sus sanguinarias acciones de guerra; la violencia y el odio a terceros son premisas básicas de su filosofía del terror. Tampoco existirían sin la ayuda militar y financiera de gobiernos liderados por fanáticos que enarbolan banderas de muerte contra quienes no comulgan con sus ideas; por analogía la paz efectiva en la Franja de Gaza solo será una realidad si el gobierno de Hamas la desmilitariza y si Irán, Siria, Qatar, Turquía, principalmente, dejan de apoyarlo.

Después de los tres episodios bélicos entre Israel y las milicias terroristas de Hamas en la Franja de Gaza, el más reciente, Operación Margen Protector, y el de mayor embergadura dura por el número de víctimas y la destrucción de ciudades en la misma, es previsible que habrá una etapa de relativa calma hasta que se reparen los daños y Hamas vuelva a rearmarse. Para que se alcance una paz permanente tiene que existir voluntad política de las partes a fin de negociar sus respectivas demandas. En este sentido, cabe destacar que los dimes y diretes entre Israel y sus vecinos árabes llevan más de 60 años en los que han enfrentado cruentas guerras.

La operación Margen Protector por parte de Israel fue una respuesta inevitable de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) a la amenaza de su existencia por el lanzamiento masivo de cohetes por parte de Hamas desde la Franja de Gaza a blancos civiles en ese país y a la existencia de mas de tres decenas de túneles entre Gaza y el Sur de Israel que representaban el preámbulo de una invasión a gran escala de Hamas a Israel para matar a decenas de miles de ciudadanos israelíes. La operación Margen Protector frenó la escala bélica de Hamas y los habitantes de Israel hoy día se sienten más seguros; sin embargo, el shock sicológico que experimentaron 4.5 millones de personas en esa nación se mantendrá por años.

Por otra parte, ha surgido un gran temor entre los pobladores del Norte de Israel de que existan túneles de infiltración que crucen desde Líbano a este último país. En Líbano está la sede de la organización terrorista Hesbolla, milicia mejor preparada que Hamas y que cuenta con un poderoso arsenal de armas de guerra. En este sentido, el Jefe del Comando Norte de Israel, el General Yair Golan ha expresado que las FDI no tienen conocimiento de la existencia de esos túneles, además de que el terreno de la Frontera Norte de Israel es más difícil de excavar en relación a las arenas blandas que rodean Gaza; sin embargo, el exComandante de Elite de las FDI, Yahalom Shelach, considera que si existen los túneles. Mientras se aclara si existen o no, hay incertidumbre entre un gran número de Israelíes.

El daño que la Aviación de Israel causó en casas habitación, escuelas, hospitales y mezquitas que albergaban las plataformas de lanzamiento de cohetes de Hamas y la muerte de casi dos mil gazaties, fue aprovechado por Hamas para proyectar una imagen de víctimas de estos últimos, tanto a nivel de la población local y al resto del mundo, que alentó numerosas protestas en Europa, EUA, Latinoamérica, en Cisjordania, e incluso de algunos grupos de Israel. Los medios de comunicación internacionales ayudaron a dramatizar y distorsionar los acontecimientos en Gaza; pocas veces difundieron imágenes de lo que sucedía del otro lado, en Israel. Tampoco informaron que Hamas contabilizó a la mitad de sus muertos como civiles, cuando en realidad eran combatientes terroristas; solo los despojó de sus uniformes militares.

Cabe hacer notar que los bombardeos de Israel a escuelas de Gaza afectaron a algunas instalaciones pertenecientes a la ONU que las financia para la educación de refugiados palestinos; de aquí que esa organización, con un gran número de funcionarios árabes antiisraelíes, haya considerado acusar a Israel de “Crímenes de Guerra”; en este ámbito, hay que tener presente que en esos centros de enseñanza, bajo directrices de Hamas, se endoctrina a los alumnos (la mayoría niños) para odiar y violentar a los judíos. Por su parte, Hamas ha indicado que llevará a Israel a cortes internacionales de justicia para acusarlo de genocidio; argumentación que difícilmente prosperará, e incluso podría ser contraproducente para Hamas que ha usado a su población como escudos humanos frente a los ataques de las FDI. Asimismo, los líderes de Hamas, que se escondieron durante el conflicto armado en los túneles que cavaron para no ser eliminados, podrían ser juzgados por el despilfarro de recursos en su beneficio que gobiernos de diferentes países de Occidente han transferido para el desarrollo de Gaza.

El mundo árabe ha agachado la cabeza frente a Hamas, solo hizo declaraciones de cortesía para apoyarle. Egipto, principal negociador de las tregua entre Israel y Hamas, ha combatido a los “padrinos” de Hamas, los Hermanos Musulmanes que con su fanatismo han desestabilizado a ese país. Los ímpetus bélicos de Hamas han menguado por la sensible reducción de el número de sus cohetes disponibles, a menos de una tercera parte de los que tenía antes de la Operación Margen Protector y, porque encara el reto de la reconstrucción de la Franja de Gaza.

Por lo demás, se ha abierto la posibilidad de que se conforme un bloque regional con la participación de Arabia Saudita, Jordania, varias naciones del Golfo Pérsico e Israel para enfrentar los intereses de los islamitas, particularmente de Irán, que con su programa nuclear constituye una amenaza no únicamente para el Medio Oriente, sino para todo el mundo.