Opinión

El Terrorismo Islámico Imparable

11 septiembre 2017 5:0
 
1
 

 

Ramblas

La matanza terrorista en La Rambla de Barcelona, España, el 17 de agosto pasado, causó 13 muertos y un centenar de heridos, en un atropellamiento masivo en el corazón de la capital catalana, provocada por varios yihadistas en un atentado planificado y bien organizado; “el terrorismo” elige a conciencia a sus enemigos y esta vez ha escogido a una ciudad que representa como ningún otra el espíritu de espacio abierto, democrático y plural que el radicalismo intenta precisamente cercenar. El atentado que ha sacudido a Barcelona, tiene un impacto en toda España, que libra desde el 11 de marzo de 2004 un combate energético y sin tregua contra el terrorismo”.

Al atentado de Barcelona le siguieron otros atropellamientos y acuchillamientos en Finlandia, Alemania y Rusia, reflejan que los terroristas recurren cada vez más a métodos más crueles y letales. La lucha contra el terrorismo enfrenta a un fenómeno nuevo y dinámico utilizando armas arcaicas; empero, los gobiernos no han cambiado sus tácticas de lucha, asimismo los terroristas no actúan solos, la red terrorista de Barcelona tiene ramificaciones internacionales, que operan con otros grupos en Bélgica, Suiza y Europa central; antes el núcleo central y de acción estaba situado dentro de las fronteras nacionales; así la aplicación del modelo antiterrorista que se limitaba a las fronteras nacionales, ya no funciona porque la naturaleza del terrorismo cuya ideología esta globalizada.

Por otra parte, los gobiernos nacionales, especialmente en Europa, “no están dispuestos a delegar un aspecto tan importante como seguridad nacional y del orden público en un trasnacional superpuesta a los nacionales; un órgano ad hoc que esté en condiciones no solo de tener una amplia visión del fenómeno terrorista, sino de actuar a tiempo real; que tenga, en definitiva la autoridad para hacerlo”.

Los yihadistas actúan como las antiguas guerrillas en Centroamérica en los sesentas, pegan y se van a esconder y su captura es imposible. Pega y corre me recuerda el libro de Robert Taber, La Guerra Pulga, editado en 1967, considerado en su tiempo como uno de los mejores analistas de guerra de guerrillas. Taber explica la estrategia de las guerrillas haciendo una analogía con una pulga que actúa para combatir a un perro. Su estrategia es atacar (picar) con agilidad en el cuerpo del enemigo y darse inmediatamente a la fuga. La “guerra” de piquetes de la pulga se prolonga lo suficiente para agotar al perro quien finalmente cede debilitado por la anemia, sin que sus dientes den con nada o sus patas logren algo eficaz al espulgarse.

La gente transita en las calles de Europa con angustia y miedo, porque la muerte accidental, por un ataque terrorista, esta próxima en un café, en el cine, en las plazas o en cualquier espacio público. La lucha contra el terrorismo no debe concentrarse en el encarcelamiento a abatimiento de los radicales islámicos, también es necesario actuar contra los imanes que en las mezquitas adoctrinan de manera intensa, fanática e intolerante a sus fieles, particularmente a los jóvenes. En España hay más de mil centros de oración de los musulmanes, Europa Press, agencia de noticias, estima que en un 6.0% de ellos se profesan mensajes radicales. 

También te puede interesar:
Afganistán: El Vietnam de Asia Central
Banderas Nazis y Mensajes de Odio en Charlottesville
Inadecuada Gestión de Polos Turísticos a Nivel Mundial