Opinión

El tercer trimestre y sus contrastes

22 noviembre 2013 5:2

 
Dice el viejo dicho que cada quien habla de la feria según le va a uno en ella.
 
Es lo mismo que puede decirse del desempeño de la economía mexicana en el tercer trimestre del año.
 
Le propongo algunas observaciones y reflexiones, luego de que el INEGI dio a conocer ayer los resultados del periodo julio-septiembre.
 
1- El resultado fue mejor que el que estimaba la Secretaría de Hacienda, que había calculado un crecimiento de 1 por ciento y resultó de 1.3 por ciento anual. Para el conjunto de la economía, este dato nos aleja de una recesión, que algunos ya daban por hecho hace pocas semanas.
 
2- En los grandes grupos de actividad económica, se observa que mientras el sector industrial está claramente en números rojos por tercer trimestre consecutivo, el comercio y los servicios siguen mostrando un crecimiento moderado, pero crecimiento al fin, con una tasa de 2.3 por ciento, muy parecida a la del resto del año.
 
 
3- No es correcta la idea de que la industria tenga una baja generalizada. En realidad el jalón negativo se lo da la industria de la construcción, que retrocedió en 6.9 por ciento. En este segmento se combinó la caída de la vivienda con la lentitud en el ejercicio de la obra pública. En contraste, las manufacturas lograron un crecimiento de 2.9 por ciento, en buena medida, empujadas por sectores altamente exportadores.
 
 
4- Resulta muy interesante el comportamiento del comercio, que logró un alza de 4.3 por ciento en el trimestre a pesar de las caídas en las ventas al menudeo. Esto quiere decir que en otros segmentos de la actividad comercial, como las ventas mayoristas o el comercio exterior, los resultados fueron mucho mejores, además de que el incremento de la productividad del comercio minorista permitió mejores resultados.
 
 
5- Los servicios de telecomunicaciones, así como la edición de diarios y revistas, junto con la televisión, radio, video, entre otros rubros, forman la categoría llamada información en medios masivos, que tuvo el mejor desempeño del sector servicios, con un alza de 5 por ciento. En contraste, el segmento de peor desempeño en el sector terciario son los servicios profesionales, con una caída de 3 por ciento.
 
6- En las manufacturas hay grandes desigualdades. El sector de equipo de transporte, que incluye destacadamente a la industria automotriz, y que es el segundo más grande entre la industria de la transformación, creció en 7.2 por ciento. El subsector más grande en las manufacturas es la industria alimentaria, el cual creció apenas en 0.9 por ciento.
 
7- Sin embargo, aún en las manufacturas hay caídas, y fuertes, como la del subsector de imprenta, que descendió en 10.4 por ciento en el trimestre, o la de muebles con una caída de 10.7 por ciento. Algunas más con datos negativos en su variación anual son madera, minerales no metálicos y accesorios eléctricos.
 
Lo que este conjunto de tendencias dibuja es una economía en la que hay diversas temperaturas. El crecimiento promedio de 1 a 1.3 por ciento del PIB para este año, en realidad va a reflejar ritmos muy diferentes.
 
Los sectores vinculados al mercado interno han caído menos que los relacionados con las exportaciones, pero estos últimos van a recuperarse de manera más rápida en los siguientes meses, lo mismo que los asociados a la demanda generada por el sector público.
 
 
En el caso de la industria de construcción, por ejemplo, la vivienda difícilmente va a crecer pronto debido a la profundidad de sus crisis, pero es muy probable que la actividad vinculada con la obra pública se reactive de manera más o menos rápida en los primeros meses del 2014.
 
 
También presenciaremos la consolidación del crecimiento de algunas ramas de la manufactura en las que ha existido un impulso marcado a la competitividad, como automotriz y aeronáutica.
 
 
Creo que hay bases razonables para estar moderadamente optimistas para el 2014.
 
Twitter: @E_Q_