Opinión

El teléfono móvil: el vidente matemático


 
 
Hoy martes dos equipos muchachos de Monterrey y del DF se preparan  en Silicon Valley para su cita del próximo jueves en el que habrán de presentarse frente a inversionistas interesados en sus desarrollos tecnológicos sobre plataformas móviles.
 
 
Se trata de un certamen que se conoce como ANGEL HACK en el que vencedores de sus respectivas ciudades, convocadas  a través  de  Google en el mundo  ya se presentan en una final frente a inversionistas interesados en aplicar sus millones de dólares en proyectos de tecnologías de Información y comunicación que puedan ser innovadores.
 
 
HostSpot es uno de esos desarrollos que llevan los muchachos mexicanos y de los cuales escribimos el pasado martes. Van a un concurso en el que participarán representantes de 40 ciudades. Dos de ellos, dos equipos, son mexicanos.
 
 
De los muchachos de Monterrey escribiremos posteriormente.  Tanto los muchachos mexicanos de la capital, como los regios,  están en una labor de preparación para su cita  final del jueves.
 
 
Todos los equipos finalistas tienen 3 minutos frente a especialistas. Tres minutos. Ni uno más ni uno menos. Los tres minutos tienen que hablarlos en Inglés por supuesto.
 
 
Los del DF llevan un desarrollo que permite que una empresa, digamos de retail, conozca con precisión la posición y ciertos hábitos de comportamiento de sus clientes.
 
 
Cuando sus consumidores llegan al establecimiento  o local sus teléfonos celulares son detectados por un programa de la empresa que inmediatamente los ubica y comienza a recibir información que puede ser aprovechada para venderle mejor.
 
 
No necesita  que el teléfono esté realizando llamadas. Con que esté prendido basta. Aun sin usar es capaz de enviar información al sistema de la empresa.
 
 
Esto permite que mientras el cliente se encuentre dentro de la tienda la empresa, su teléfono manda información que permite enviarle inmediatamente  promociones que impidan que el cliente  se retire  sin ejercer el mayor número de compras posibles.
 
 
Si el sistema se da cuenta que lleva ya 10 minutos frente a la zona de artículos deportivos puede lanzarle una oferta de descuento atractiva en la compra de tenis ya que el sistema ha detectado en el pasado que ese cliente tiene propensión a buscar tenis y específicamente ha adquirido tenis de determinada marca. Una oferta de un 30 por ciento de descuento en la compra de la marca de los tenis de su preferencia garantiza una venta.
 
 
Imagine ser ese cliente y recibir un mensaje a su celular diciéndole que la tienda reconoce su duda respecto a comprar un par de tenis y que por su lealtad le extiende una oferta de aprovechar un descuento en esos tenis que está evaluando comprar.
 
 
Pero cambiemos de página. El pasado martes publicamos detalles del sistema que llevan los muchachos capitalinos con su HOSTSPOT. Solicitamos apoyo para  ellos . Fueron varios correos los que llegaron a la mano de estos tres jóvenes  mandándoles todos mensajes positivos que mucho agradecen Edgar Hernández, Abraham Cornejo y Alberto García, que poco saben de hablar inglés y que se fueron con menos de 12 mil pesos mexicanos para intentar salir de los compromisos en Silicon Valley donde estarán al menos 20 días, desde los días de la preparación a su participación, que arrancó el pasado viernes hasta  las sesiones tête-à-tête que se realizan en fechas posteriores al 5 de septiembre, cuando es su momento de “examen” ante inversionistas globales.
 
 
Pero en esas estábamos cuando un radioescucha y lector de este espacio nos mandó un correo alertándonos de desarrollos similares e incluso más profundos desarrollados por la empresa Target, en la Unión Americana.
 
 
A decir del lector, nada resta la capacidad de aprovechamiento del proyecto de los muchachos mexicanos, pero en todo caso la experiencia de la tienda norteamericana exige que el desarrollo de los muchachos procure ir más allá de lo que la tienda ya hace.
 
 
Manuel Basurto Olea nos remitió a la lectura de un libro, EL PODER DE LOS HÁBITOS  de Charles Duhigg. Específicamente en el capítulo 7 se escriben detalles de “Cómo sabe Target lo que quieres antes que tú”.
 
 
Lo que describe el libro es asombroso porque descubre al mortal común y corriente cómo se construyen modelos matemáticos que gracias a los teléfonos celulares permiten rastrear datos y descubrir hábitos que perfilan con gran claridad y exactitud la situación del hogar de los consumidores y las propensiones de consumo de los clientes.
 
 
Estos modelos matemáticos juegan con la información que envían los teléfonos celulares al extremo de que son capaces de saber si quienes ingresan a la tienda son solteros o casados, si gustan de actividades al aire libre, si son románticos, sociables o antisociales, si las mujeres están embarazadas o tienen una familia con varios hijos e incluso este modelo matemático es capaz de intuir si una persona se acaba de cambiar o bien acaba de divorciarse a partir de conocer los patrones de consumo de ese momento en la tienda en función de comportamientos en sus consumos anteriores.
 
 
Target se ha dado cuenta que los puntos clave utilizados hasta hace unos años para incrementar las ventas en sus casi mil 200 tiendas en la Unión Americana no son más funcionales y que ahora la clave está en conocer al consumidor y tratarle como un ente individual lanzándole hasta su aparato telefónico promociones diseñadas específicamente a  ella y a nadie más que a esa persona propietario de ese teléfono inteligente que concede oportunidades de descubrir quién es y qué piensa, cómo se comporta ese consumidor que le porta.
 
 
Ahora imagine esos desarrollos en manos de una Pyme.Si puede buscar esa obra, hágalo. Todo indica que no tiene desperdicio.
 
 
direccion@universopyme.com.mx