Opinión

El sutil golpazo
del WEF a Slim

En qué momento tan complejo para la industria de las telecomunicaciones ha aparecido el reporte del Foro Económico Mundial (WEF) en relación con la disponibilidad de servicios de tecnología y comunicaciones. En ese reporte, México se desploma de la posición número 63 que tenía el año pasado, a la posición número 79 (de 148 países evaluados) este año.

Es imposible aislar el resultado derivado del análisis del Foro de la alta relevancia que tienen las empresas de Carlos Slim. El reporte consigna gravemente, por ejemplo, que en el reactivo evaluado denominado “tarifas de telefonía celular móvil”, México aparece en la posición número 129, lo que nos ubica en uno de los peores lugares mundiales al respecto.

Aunque el Foro Económico Mundial no hace una puntualización específica acerca del jugador dominante o preponderante en cada país –es decir, no nombra a América Móvil–, sería imposible concebir la manufactura del reporte liberado ayer sin que la relevancia de las empresas de Carlos Slim haya sido tomada en cuenta. Este reporte, y particularmente la estrepitosa caída de México en la materia, pareciera ser la puntilla que le faltaba a las empresas de América Móvil, luego del famoso reporte de la OCDE que todo mundo está citando estos días dentro del debate de las telecomunicaciones.

El reporte del WEF es impecable... y de altas consecuencias para México. En la dimensión “uso individual” de redes de conectividad, el reactivo “suscripciones móviles de banda ancha” nos deja en la posición número 87. Asimismo, el reactivo “individuos usando internet” nos arroja a la posición 85. En “suscripciones móviles por cada 100 habitantes” nos tumba a la posición número 112. Si estos reactivos los analizamos a la luz de los precios, podría establecerse una correlación significativa entre ellos con la baja cobertura, la mala calidad, y las carencias enormes que hay en materia de conectividad. El nuevo reporte del WEF parecería validar de nueva cuenta las hipótesis sustantivas del antiguo reporte de la OCDE.

Ojalá los legisladores del PRD y quienes están en contra de la iniciativa del presidente Enrique Peña en materia de telecomunicaciones lean el reporte del WEF. Ahí se lee que “las tecnologías de información y comunicación —en su rol como habilitadores tanto de innovación como de nuevas oportunidades de empleo— atraen ahora más atención que nunca. Resulta vital construir y fortalecer los ecosistemas digitales conforme los beneficios de estas tecnologías se materializan en activos intangibles”. También se lee ahí, en el prólogo de John Chambers, de Cisco, que el mundo está a punto de experimentar la revolución tecnológica más grande desde la aparición de Internet.

Twitter: @SOYCarlosMota