Opinión

El subsecretario en llamas

 
1
 

 

Artruro Escobar y Vega.

La memoria no le alcanza a Gil para recordar aun subsecretario en funciones recibiendo una orden de aprehensión de la Procuraduría General de la Republica.

La Fepade, que es la fiscalía contra delitos electorales de la PGR pidió a un juez una orden contra Arturo Escobar, ex dirigente del Verde y subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación. El señor Escobar ha sido acusado (tanto tiempo sin un participio pasado, qué alivio) del reparto de tarjetas de descuento, este hecho podría interpretarse como una variante de la compra de votos, y por contratar a una empresa que no estaba registrada en el padrón oficial de proveedores del INE.

Si el juez otorga la orden de aprehensión, cosa que aún no ocurre, y si se prueban las acusaciones, Gilga vería en esos hechos una no tan pequeña derrota a la impunidad de las ilegalidades que descaradamente ejerció el Partido Verde durante la campaña electoral. Gil imagina a los consultores, asesores y dirigentes del Verde: Na, tú métele a las tarjetas de descuento, no seas medroso. ¿La empresa a la que le contratamos no está registrada? Ya, wey, firma y vámonos a los depas de Cancún, wey. Allá está Emilio, wey, anda organizando una chesta gigante, bien caona, wey. Hun-ga-ras, wey. Como lo oyes. ¿Ya firmaste? Bien, wey. ¿Ya le hablaste a Chesma? Y así.

¿Quién lo nombró?

Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y caviló: aquí hay complejidades, no la menor de ellas reside (residir, buen verbo que dice todo y nada) en que Arturo Escobar fue nombrado subsecretario contra el delito, ni más ni menos, igual que si la lectora y el lector nombraran a un traficante de órganos secretario de Salud. A Gilga no le entra en la cabeza que el secretario de Gobernación no supiera algo de lo que Escobar traía en su portafolios cuando lo nombró.

Total: un numerazo, nombrar a un indiciado (hace mucho que Gil quería escribir la palabra indiciado) subsecretario contra el delito. Caracho: están viendo y no ven.

La alianza con el PVEM le será utilísima al PRI en las elecciones, pero con un pequeño costo: ustedes juegan a la gallina ciega a la hora de reconocer las transas de sus aliados. Vénganos su reino de 7%, aunque sea un reino de impunidad y desvergüenza y descrédito. ¿Cómo la ven, amigos del PRI? Dicho sea esto sin el menor asomo de albur.

El potrero

Gil sabe que Liópez se dejó convencer desde hace mucho tiempo de que la injuria es una alta política. El insulto en la boca, la patada en los bajos, el escupitajo a la reputación. Por primera vez, sus adversarios contestan con la misma dureza (es viernes, se vale el doble sentido).

Manlio Fabio Beltrones, presidente del PRI, abandonó la oficina, abrió la puerta de la taberna y le dijo a Liópez abusivo y tramposo. El presidente de Morena, elegido democráticamente, mju, ante una asamblea locamente enamorada de él (¿Votos? Con qué se comen?), le respondió que él era un mafiosoy además miedoso.

Ricardo Anaya está furioso porque ha tenido que guardar el yo-yo en el cajón del escritorio de la oficina de la presidencia del PAN. El joven arremetió contra Liópez y lo llamó cobarde por ofender a Margarita Zavala: “Y se lo quiero reclamar de frente, porque sólo un macho afirma que una mujer es extensión de su marido”.

Gil considera que las respuestas de Beltrones y Anaya son correctas y eficaces. Con la idea de que no se debe bajar el nivel del debate, todos los adversarios de Liópez le dejan el campo libre. La desventaja: a medida que pase el tiempo, la vida política se convertirá en un potrero donde lo menos que se escuchará serán las mentadas de madre. Yo a este canalla si le pongo dos madrazos y dos secos en la cabeza. Vamos a arreglarnos como los hombres. En fon.

Sí, los viernes Gil toma la copa con amigos verdaderos. Mientras los camareros se acercan con la bandeja que soporta la botella de Glenfiddich 15, Gamés pondrá a circular la máxima de Heráclito por el mantel tan blanco: “más vale apagar una injuria que apagar un incendio”.

Gil s’en va

Twitter:@GilGamesX

También te puede interesar:

Graue y el auditorio

México de mis recuerdos

La comedia que ha comenzado