Opinión

El sistema satelital mexicano “Mexsat”

1
 

 

satmex

Con la reforma en materia de telecomunicaciones impulsada por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, México dio un paso firme para consolidar su crecimiento futuro.

Esta reforma tiene como objetivo garantizar el derecho de acceso a las tecnologías de la información y la comunicación, es decir, llevar los beneficios de los servicios de telecomunicaciones a los mexicanos en todo el territorio nacional. Los satélites de comunicaciones constituyen un pilar fundamental para lograrlo, por su capacidad para cubrir zonas remotas e inaccesibles –donde otras tecnologías no pueden llegar– brindando servicios a la poblaciones que, de otra forma, permanecerían totalmente incomunicadas. En particular, las comunidades rurales y marginadas son beneficiadas con la conectividad satelital, que hace posible la inclusión financiera, la educación a distancia, las teleconsultas médicas y el acceso a información climática y agrícola, fomentando el desarrollo equitativo y reduciendo las brechas económicas, educativas y sociales.

México ha sido pionero en el uso de tecnologías satelitales desde la década de los sesenta, ingresando formalmente al sector satelital en 1966 con la firma de un acuerdo para formar parte de la Organización Internacional de Comunicaciones por Satélite y la adquisición de nuestra primera estación terrena como medio para establecer la comunicación satelital. Durante los siguientes años, las comunicaciones internacionales vía satélite se incrementaron gradualmente.

En 1985, ante la determinación de contar con satélites nacionales y tras la obtención ante la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) de las primeras posiciones orbitales geoestacionarias a favor de México, fue puesta en órbita la primera generación de satélites mexicanos: el Sistema Morelos. Durante los noventa, se implementó la segunda generación de satélites mexicanos colocando en órbita los satélites Solidaridad 1 y Solidaridad 2, en 1993 y 1994 respectivamente. Con ello, México incrementó la capacidad de su infraestructura satelital permitiendo así brindar servicios satelitales tanto fijos como móviles.

Recientemente, como parte de las acciones para modernizar la política satelital del país y contar con una infraestructura de comunicaciones modernas y de máxima vanguardia, el gobierno de la República inició el desarrollo del Sistema Satelital Mexicano Mexsat, el cual representa un salto cualitativo dada su vanguardia tecnológica, reforzando a su vez la posición internacional de México en materia satelital.

El sistema Mexsat es la nueva generación de satélites mexicanos y está conformado por: el Bicentenario, para comunicación fija; y el Centenario y el Morelos 3, para comunicación móvil. Adicionalmente, el sistema cuenta con dos Centros de Telemetría y Control para la operación de los satélites, ubicados en Iztapalapa, en la ciudad de México, y en la ciudad de Hermosillo, Sonora. Este último será inaugurado la próxima semana.

El satélite Bicentenario fue lanzado en la presente administración y opera con toda normalidad, brindando servicios de comunicación satelital fija permitiendo la comunicación de cerca de cinco mil escuelas, clínicas y bibliotecas rurales del programa México Conectado, así como para comunicaciones estratégicas, programas de seguridad nacional y protección civil en apoyo a la población afectada por desastres naturales.

Por otro lado, los satélites Centenario y Morelos 3, idénticos en tamaño y capacidades técnicas, están diseñados para proveer servicios de comunicaciones móviles satelitales, que resultan óptimos para programas de seguridad nacional. En los próximos días se lanzará el satélite Centenario. Por su parte, el lanzamiento del Morelos 3 está previsto para los últimos meses del presente año. Estos satélites tendrán cobertura de comunicaciones móviles en todo el territorio nacional, el mar territorial y la zona económica exclusiva, y serán lanzados durante el segundo y cuarto trimestre de 2015, respectivamente.

De esta forma, entre los beneficios del Sistema Mexsat destaca la preservación de las posiciones orbitales y frecuencias asociadas a favor de México; la provisión de comunicaciones seguras y confiables en todo el territorio nacional, incluido el mar territorial y la zona económica exclusiva, disponibles las 24 horas los 365 días del año; y el control y autonomía del gobierno federal sobre las comunicaciones satelitales estratégicas de seguridad nacional en entornos fijos y móviles.

En definitiva, el Sistema Mexsat representa una herramienta sin precedentes para lograr la meta de conseguir el acceso de todos los mexicanos a servicios de telecomunicaciones de clase mundial, como ha ordenado la reforma de telecomunicaciones. La implementación del sistema satelital mexicano brinda al país una infraestructura avanzada para la prestación de servicios de comunicaciones satelitales robustos por los siguientes 15 años y favorece la autonomía tecnológica, la competitividad y el desarrollo económico.

Twitter: @gruizesp

También te puede interesar:
Conectividad, el camino a la sociedad del conocimiento
La reforma de telecomunicaciones impulsa el crecimiento y el bienestar