Opinión

¿El retorno de los brujos?


 
El próximo domingo se cumple un año del retorno del PRI a Los Pinos, merced a la alternancia del poder en México. Con ese trecho recorrido bien pueden hacerse valoraciones que respondan a las inquietudes de muchos analistas que invariablemente aseguraban que se trataba del retorno de los brujos.
 
 
Hace algunos años el PRI intentó cambiarse desde el nombre hasta el modito de andar, cuando sentía que había perdido su categoría de opción política para los mexicanos. Lo curioso es que la derrota en el 2000 no enterró al PRI.
 
 
Y dos sexenios después, el PRI ganó con un margen alto de votos y su principal reto no era otro que demostrar que este partido, que surgió de la centenaria Revolución Mexicana, no envejeció en la burocracia del poder.
 
 
Los priistas entendieron que el sistema político mexicano debía cambiar. Y dejar de ser un poder monolítico a partir de una figura presidencial que busca consensos no fue otra cosa que reconocer la realidad de los gobiernos divididos, sin mayoría en el Congreso.
 
 
El gobierno compartido ha sido más que un concepto de la academia. No les queda de otra. Los partidos y sus principales actores han comenzado a replantearse para no quedar rebasados.
 
 
Hemos presenciado la construcción de alianzas antes impensadas. Entre la izquierda y la derecha y viceversa; entre el PRI que a ratos va hombro con hombro con el PRD y en otros momentos del brazo con el PAN. Pragmatismo puro y viceversa.
 
 
¿El retorno del PRI ha sido tan catastrófico como lo esperaban sus detractores? Desde el punto de vista de los indicadores macro no ha sido un buen año, tampoco en el tema de la inseguridad, que tiene como agravante seis años previos de estrategia fallida. Aunque Felipe Calderón se siga curando en salud.
 
 
Aunque lo acusan de ser un producto mediático, el bono democrático con el que ganó las elecciones, le ha servido al político mexiquense para armar los consensos para tantas reformas de gran calado como no se veía en varios sexenios. Luis Videgaray –de visita en Michoacán– anticipa una recuperación de 4 por ciento en el crecimiento de 2014. Si se cumple, todos podemos comenzar a respirar tranquilos. Y si no, pues no.
 
 
Hay muchos pendientes, sobre todo en el ámbito productivo y en la generación de empleos. Falta todavía que cuadre una estrategia de combate a la inseguridad para que se note. Hace falta romper con los atavismos de los poderes fácticos que están muy acostumbrados a decir que ponen y tiran a quien quieran.
 
 
¿Los gobernadores dejaron de ser virreyes? Creo que algunos sí. Otros no.
 
 
Podemos asegurar que éste no fue el año el retorno de los brujos, sino el de replantearnos la realidad nacional tras los largos años de estrategias fallidas.
 
 
Lavaderus est
 
 
Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza.
 
 
1.- Ya se veía venir, que los diputados dejaron en suspenso la selección de los consejeros del IFE hasta que se definan las reglas de la creación del INE. A lo mejor por eso la desbandada de aspirantes. La queja de los prospectos es que juegan con sus sentimientos.
 
 
2.- Transparencia y sindicatos. Una vez que los congresos estatales aprueben la nueva Ley de Transparencia, ningún organismo o entidad que reciba recursos públicos podrá negarse a rendir cuentas ni sustraerse a las resoluciones del Ifai.
 
 
Dicen que en el sindicato petrolero la canción más popular es aquella de “que-no-quede-huella-que-no-que-no”, ¿será?
 
 
En el caso del sindicato nacional magisterial, su dirigente Juan Díaz de la Torre, suscribió hace unos meses un acuerdo con el Ifai, en el que sin ser aún obligado solidario, comenzó a ventilar las cuentas del SNTE, lo cual simplemente no había ocurrido nunca. Que se sepa hasta ahora ningún sindicato ha seguido el ejemplo del SNTE.
 
 
3.- El exsecretario de Finanzas del Gobierno de Michoacán, Humberto Suárez López, niega que se haya amparado para evitar ir a tribunales por presunto desvió de recursos en las administraciones perredistas de Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy Rangel. Se muestra sorprendido por las versiones y asegura que no sabe que exista alguna orden en su contra promovida por el gobierno de Fausto Vallejo. Suárez López trabajó diez años con los gobiernos perredistas en Michoacán.
 
 
4.- Por tercer año consecutivo, la Encuesta Nacional sobre Victimización y Percepción sobre Inseguridad arrojó como resultado que Coahuila es uno de los estados que mayor disminución registra tanto en delitos como en víctimas, informó Adrián Franco Barrios, director de Estadísticas de Gobierno, Seguridad Pública y Justicia del INEGI y explicó que a nivel nacional, mientras hubo un aumento en las víctimas del 12 por ciento, Coahuila la redujo en 14 por ciento.
 
 
Tarjetazos de la politóloga Melita Peláez.
 
 
--Vaya, al GDF los plantonistas de la CNTE ya le están colmando la paciencia. Las golpizas a los policías son de todos los días. Ayer, Miguel Ángel Mancera dijo que su gobierno no acompañará a los que protestan con acciones violentas. ¿Será?
 
 
Twitter.com: @Chucho_Sanchez
 
jsanchez@elfinanciero.com.mx
 
Blog: LavaderusEst.Mx