Opinión

El regreso de las Sofomes hipotecarias

 
1
 

 

[Al adquirir una hipoteca, lo más recomendable es que la deuda se maneje en pesos, señala la Condusef. / Archivo] 

Las experiencias más recientes alrededor de opciones de ahorro y crédito de las distintas entidades financieras no bancarias, no son las mejores.

La crisis estructural de 2008 desajustó los fundamentales de la economía, pero también reveló las debilidades del formato y cerró aún más la posibilidad de una mayor inclusión financiera.

Sobre todo evidenció aquellas entidades creadas al amparo de la Ley de Ahorro y Crédito Popular, que después de 2007 abrió paso a la figura de Sofom. Muchos desdeñaron los principios básicos de cualquier crédito, en particular el hipotecario otorgado en el largo plazo.

La historia más delicada y más representativa sigue siendo Ficrea, Sociedad Financiera Popular (Sofipo) en concurso mercantil, y que generó un fraude a más de 6 mil 800 clientes, a través de la mala administración y créditos de nómina a trabajadores de dependencias de gobierno.

Aún con los cambios mencionados en la ley y la madurez de los años, la Sofom ha buscado ingresar al sistema financiero en zonas rurales, al segmento popular y en algunos casos al mercado hipotecario.

Los datos de la enorme brecha que representan las opciones de crédito y ahorro de la población son reveladores. La Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015 indica que 32.4 por ciento de los adultos de entre 18 y 70 años ahorran en métodos informales, es decir los no regulados.

Más aún, existen 45 Sociedades Financieras Populares según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y un número indeterminado de Sofomes, dado que no tienen obligatoriedad de reportar a autoridades.

Bajo este escenario cobra importancia lo alcanzado por la Sofom ION Financiera el jueves pasado en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Se trata de la primera colocación en la bolsa que una Sofom del sector inmobiliario independiente concreta.

La intención de José Shabot que preside el consejo de administración de la empresa es diversificar sus fuentes de financiamiento y destinar recursos a capital de trabajo.

Si bien la primera oferta pública fue por $50 millones de pesos, es parte de un programa de $200 millones de pesos. Con la clave de pizarra ION 00116, la emisión de certificados será a un plazo de 168 días con vencimiento al 15 de diciembre de 2016, con una tasa de interés equivalente a TIIEE + 2.80 puntos porcentuales. Se trata de la primera colocación que una SOFOM hace en su segmento.

Esta acción representará una tercera parte de las metas de colocación, que se mantienen vigentes para el cierre de 2016, y que representan el doble de lo alcanzado el año pasado.

Aunque su cartera es joven con 2 años de vigencia, mantiene un cero por ciento de mora y por ende de cartera vencida. Mucho de este resultado obedece a que la apuesta de financiamiento siempre ha estado enfocada a una correcta evaluación del acreditado y sujetarse a lo considerado por la ley: antes del movimiento bursátil, ION había decidido de manera voluntaria ser regulada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Shabot y el consejo de administración creen que el mercado hipotecario individual, así como el gran potencial de los créditos puente empresariales, aún tienen mucho por ofrecer a éste tipo de iniciativas.

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

Los dilemas del poniente

Turbulencia y liquidez en el real estate

Planigrupo y la liquidez