Opinión

El quinto autobús

1
   

    

Portada del informe del GIEI sobre Ayotzinapa. (Especial)

A raíz de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) dio a conocer el “Informe Ayotzinapa”, en septiembre de 2015, uno de los temas que han estado presentes en el interés de la opinión pública es el llamado “quinto autobús”.

Es deber del Ministerio Público de la Federación investigar todos los hechos y elementos que surjan a lo largo de una averiguación. El número y características de los siete autobuses que estuvieron involucrados en los hechos ocurridos en Iguala la noche del 26 de septiembre de 2014, fueron materia de profundos y exhaustivos análisis que obran en el expediente del caso.

Entre las 19:30 y 20:00 horas del 26 de septiembre de 2014, los alumnos de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, arribaron a la colonia Rancho del Cura a bordo del autobús 1531 (número 1), y a la caseta No. 3 de Iguala en el autobús 1568 (número 2). Los normalistas tenían intención de “tomar” otros autobuses y de reunir dinero mediante “boteo” para poder asistir a la marcha conmemorativa del 2 de octubre en la Ciudad de México.

En el lapso de las 20:15 a las 20:30 horas, los estudiantes normalistas tomaron un tercer autobús de la línea Costa Line número 2513 (número 3) que se dirigía a Iguala. Tras hablar con el conductor, los estudiantes acordaron permitirle dejar a los pasajeros en la Central de Autobuses de Iguala para volver a disponer de la unidad posteriormente.

Alrededor de las 21:10 horas llegó un nutrido grupo de normalistas a la Central y “tomaron” los autobuses 2012 (número 4), 2510 (número 5) y 3278 (número 6) e iniciaron su retorno, tal como se aprecia en los videos de esa terminal y que constan en el expediente. El vehículo 2513, que fue el que motivó que los estudiantes entraran a la zona urbana de Iguala, fue abandonado en la terminal.

El camión 1531, con cerca de 20 alumnos en su interior, se adelantó a la comitiva, circulando por la calle Galeana, seguido de los camiones 2012, 2510 y 1568. Estos tres llevaban aproximadamente a 60 estudiantes a bordo.

El autobús 3278 de la empresa Eco Ter Estrella Roja, señalado como el “quinto autobús” por el GIEI, fue el último en dejar la terminal, dirigiéndose al sur por la calle Ignacio M. Altamirano con 14 alumnos a bordo.

Con relación a la ruta que siguió ese autobús, el chofer en su declaración ministerial reconoció que dicho camión fue el mismo que salió conduciendo de la central una vez que fue tomado por los alumnos; que éstos descendieron por su propia voluntad calles adelante y que jamás fue detenido por elementos de la policía de ninguna corporación. El sistema de geolocalización que tiene integrado el vehículo corroboró la declaración del conductor. Respecto a la versión de que el citado autobús podría haber sido utilizado para el trasiego de drogas hacia la Unión Americana, se realizó una amplia investigación sobre el tema sin encontrar ninguna evidencia que sostuviera esta hipótesis. Además de las múltiples diligencias que se realizaron en torno al autobús y los peritajes realizados a la unidad, la ruta de este camión estaba limitada a los estados de Morelos y Guerrero y no contaba con permiso para entrar a Estados Unidos.

Adicionalmente a estos seis autobuses, hubo un séptimo en el que viajaban los integrantes del equipo de futbol Avispones de Chilpancingo, el cual fue atacado en la localidad de Santa Teresa.

Todo lo anterior fue integrado con oportunidad en el expediente del caso, el cual fue puesto a disposición del GIEI desde el inicio de su mandato.

*Jefe de la Unidad de Proyectos Estratégicos, Sistémicos, de la
Procuraduría General de la República.