Opinión

El que escupa primero

 
1
 

 

Armando Ríos Piter, senador del PRD. (Tomada de Twitter)

Arrecian los vientos en el PRD y Gil busca una butaca (bu-bu) de primera fila para ver el espectáculo rumbo al Congreso Nacional del partido. Ríos Piter tomó el cucharón del puchero y vean lo que sacó: “cuando se traen candidatos de fuera para resolver problemas internos se da una muy mala señal sobre el respeto al mérito que tienen los militantes, especialmente muy mala imagen e impresión a los jóvenes como alternativa para el partido (…) cuando las corrientes imponen a un regidor que no es el que tiene los mayores méritos para serlo, cuando imponen a un diputado plurinominal por los intereses de las corrientes hace daño al partido”.

Gamés se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: donde las dan las toman (es lunes, no empiecen). Lo que Gil quiere decir es que Ríos Piter tiene razón, una razón elemental: ¿nadie dentro del perredismo puede dirigir al partido, nadie que no sea un abuelo político? Ríos Piter ha emplazado a Agustín Basave a un debate: “podemos tener un nuevo dirigente, pero si no hay cambio en el modelo organizativo, se puede caer en el gatopardismo: hacer que las cosas cambien para que sigan igual”.

Basave
Con gran refinamiento político, Basave contestó: “al son que me toquen, les bailo. ¿Quiere Ríos Piter una contienda civilizada, respetuosa? La va a tener. ¿Quiere golpes? Los va a tener”. A Basave le faltó cantar con voz de Jorge Negrete: yosooy mexicanoo, y a orgullooo lotengoo, y si echo bravata también la sostengoo. Así hablan los machos, Agus. Eso es lo que necesita la política mexicana: macho con los pantalones etcétera. ¿Pues no que Basave era un político-académico?

Basave añadió: “lo primero que tengo que decir es que cuando ocurrió la atrocidad de Iguala yo estaba en mi cubículo universitario, alejado de la política. Él (Ríos Piter) estaba en plena campaña preelectoral en Guerrero, él participó en toda la organización de las candidaturas, él acompañó a Abarca a sus actos de campaña, lo apoyó, le echó porras y quién sabe que tantas otras negociaciones haya hecho en todas las candidaturas, incluida Iguala”. Gil caminó sobre la duela de cedro blanco y farfulló: aigoeei, eso ya calienta.

Basave tiene razón y el mandoble debió aturdir a toda la humanidad (así se dice) de Ríos Piter. El académico se quitó el saco y mole, le soltó tremendo cabezazo a la nariz con patada en las partes nobles: “Hay bastantes cosas turbias sin aclarar en el caso de Guerrero, particularmente en esto de los muchachos de Ayotzinapa, y estoy seguro que Ríos Piter nos debe una explicación a los mexicanos”.

Virgen santísima, quítenselo de encima que lo mata. ¡Agustín, no te comprometas, por tu madre, por el partido, por tu obra, por tus libros, en fon. Dijo Basave y dijo bien: “Acepté el debate inmediatamente, nada más que él quería un debate excluyente, entre él y yo; yo convoqué a todos. Y claro que estoy puesto, entiendo que el partido nos va a llamar y nos va a decir cuándo, cómo, con qué reglas”.

Ríos Piter
El senador le contestó a Basave: “ya le dije que le baje dos rayitas, es mi camarada, lo digo con toda franqueza, el PRD es un partido que contrasta visiones y yo lo que busco es que sea de manera respetuosa, considero que es una persona honorable, le tengo aprecio y lo que espero es que tengamos un debate de altura (…) que no le calienten la cabeza, en este momento se necesita templanza, altura de miras, capacidad creativa para encontrarle soluciones al problema que tiene el partido, y es por ahí por donde hay que darle”.

Gil meditó con gran sentido filosófico: ¿pues no que muy sácale punta? Qué onda, senador, se la están cantando directo y usted se esconde debajo de la mesa de la templanza y la altura de miras. ¿Cómo ven el fino análisis político de Gamés? Que venga Liópez; ése si les revienta su máuser con dos o tres conceptos muy profundos que Batres le ha enseñado a Liópez. Y luego ya todos al callejón de los cadenazos y a la rebambaramba. En serio, senador Ríos Piter, ¿quiere usted dirigir el PRD? Póngase la pila porque Basave sí quiere y tiene ganas.

La máxima de Nietzsche espetó dentro del ático de las frases célebres: “Aquel que tiene un ‘porqué’ para vivir se puede enfrentar a todos los ‘cómos’”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Las alusiones perdidas
Después del Informe
Informe sin informe