Opinión

El puente que ‘hace volar’ a GAP

 
1
 

 

Fernando Bosque Mohino. (Especial)

¿Recuerda el puente binacional que opera en la frontera con Estados Unidos? Se trata del llamado Cross Border Xpress (CBX) que empezó a funcionar en diciembre de 2015 y que conecta al aeropuerto de Tijuana con el sur de la ciudad de San Diego. El puente ha impulsado el tráfico de viajeros por avión ante las facilidades con que cuentan al cruzar la frontera y moverse desde y hacia Estados Unidos.

De hecho, las personas pagan una cuota baja y así pasan de un lado a otro de la frontera para llegar o salir al aeropuerto. Esto permite que el puerto aéreo de Tijuana pueda, de cierto modo, quitar pasaje al de San Diego, lo que beneficia a su operador Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), que dirige Fernando Bosque Mohino.

En 2016 por dicho aeropuerto pasaron 6.4 millones de personas, 30 por ciento más que un año antes, y en el primer cuarto de 2017 se movieron 1.4 millones, un alza de 15 por ciento respecto a igual lapso del año pasado o de 72 por ciento si sólo se cuantifica el tráfico internacional.

Raúl Revuelta, CEO del CBX, espera que el puente participe con alrededor de 27 por ciento en el tráfico del aeropuerto de Tijuana hacia finales de 2017, desde el 21.3 por ciento de 2016. El mayor peso vendrá de los esfuerzos de marketing enfocados a los viajeros de Estados Unidos, sean de origen hispano o no, y desde luego de los ‘paisanos’.

Las fechas donde el puente tiene mayor penetración en el pasaje del aeropuerto -arriba de 40 por ciento- son las vacaciones en Estados Unidos, ya que 99 por ciento del tráfico es gente del sur de California que se desplazan a México a visitar a parientes o amigos. ¿Usted, espera a alguien de allá para el invierno?

VAN LOS FULLES, PERO...
En su momento le contamos que se buscaba prohibir la circulación de los camiones con doble semirremolque, también conocidos como fulles ante la afectación que producen a las carreteras.

Tras la salida de Adrián del Mazo, Adolfo Elim Luviano Heredia se convirtió en el nuevo encargado de la Dirección General de Autotransporte Federal y el que dirige la regulación específica de esas unidades.

Nos dicen que ahora los transportistas que quieran circular con doble semirremolque en México tendrán que ir a la oficina de Luviano Heredia a solicitar el permiso. Pero antes de la autorización, los camiones deberán de reunir las condiciones mecánicas, incluidos un dolly reforzado, GPS, frenos ABS y un torque. De los 40 mil fulles que hay en México, se prevé que 20 por ciento no pase las pruebas y se queden con una sola caja.

Nos dicen que esto le conviene a la Asociación Nacional del Transporte de Carga y a los grandes empresarios, los cuales pueden adquirir camiones más modernos y aptos para el servicio. Habrá que ver lo que dicen los dirigentes del hombre-camión.


QUIEREN TOMAR MERCADO DE BUDWEISER
Constellation Brands ya no se conforma con que la Corona Extra que se fabrica en México sea la marca de cerveza importada que más se vende en Estados Unidos. Rob Sands, presidente y CEO de la compañía, ahora quiere ‘tomar’ parte del mercado de las locales Samuel Adams y Budweiser.

En reunión con analistas, el ejecutivo dijo que confía en que las cadenas de supermercados comiencen a dar más espacio en sus anaqueles a la cerveza importada, al tratarse de una bebida que ofrece un mayor margen de ganancia y que registra una demanda creciente.

Presumió que los súpers y tiendas de conveniencia en ese país ven a Corona como un producto atractivo y que Constellation realiza inversiones fuertes en publicidad para atraer más clientes, tanto mexicanos como estadounidenses. Hasta ahora, Corona es la quinta cerveza más vendida en Estados Unidos, y aunque Sands no estimó cuándo llegarán a ser la primera, dejó en claro que hacen inversiones fuertes en sus plantas de México para expandir su oferta. Van con todo, pues.

También te puede interesar:
Visa para avanzar
Vienen más Six Flags
Duros como el concreto