Opinión

El próximo gobierno enfrentará grandes retos

28 noviembre 2017 11:27
 
1
 

 

Meade

El próximo gobierno enfrentará grandes así como graves retos económicos, tanto los provenientes del exterior, como aquellos de origen interno. Los distintos partidos políticos inician la selección de sus distintos candidatos, lo que deberían de hacer tomando en cuenta el escenario económico que enfrentará la economía mexicana en los siguientes años. Por un lado, la economía global está inmersa en una transformación importante, la que se acelerará aún más en los siguientes años, impactando a nuestro país.

Entre algunos de estos retos se encuentran:

1) La revolución tecnológica que permite la creación de nuevos sectores productivos y de servicios, pero que también destruye empleos tradicionales y modifica de manera drástica los procesos productivos.

2) El creciente endeudamiento en que incurren gobiernos y empresas provocando desajustes y desequilibrios, presiones sociales y financieras, que de seguir incrementándose puede desembocar en una nueva crisis financiera global.

3) El ciclo de la globalización de los mercados, que se originó con la caída del Muro de Berlín, parece estar terminando al dejar de ser atractivo por la nuevas generaciones, dando paso a corrientes contrarias, como sucede en Gran Bretaña con el Brexit y en Estados Unidos con la presión social para la renegociación del TLCAN con México y Canadá.

4) La caída en el crecimiento de la población en los países desarrollados, provocando cambios en los patrones de consumo así como en la demanda por diversos productos, servicios y esquemas productivos.

Por otro lado, dentro de la economía nacional existen diversos problemas que deben ser corregidos a fin de evitar mayores dificultades en el futuro. Es cierto que se han evitado las graves crisis financieras sexenales que tuvo la economía en el pasado, pero ignorar varios de estos problemas no es una estrategia acertada. Entre los mismos están:

1) La decreciente tasa de crecimiento económico, que tiende a ser parecida al incremento de la población, lo que significa que es mínimo el incremento del ingreso per cápita, lo que desemboca en mayores presiones sociales y políticas.

2) La inversión, importante fuente de crecimiento económico y de empleos, se encuentra estancada desde hace varios años.

3) La creación de empleos formales se ha incrementado, pero sigue estando por debajo del aumento de la fuerza de trabajo; lo cual significa que sigue creciendo la economía informal con baja productividad.

4) El reto de las finanzas públicas, ya que el gasto público sigue con una tendencia creciente debido al dinamismo de las pensiones, a una percepción de desperdicio y corrupción en su manejo, así como crecientes recursos que se canalizan al servicio de la deuda y a los gobiernos estatales y municipales.

5) La presión inflacionaria, que aunque parecía ser un tema superado, los últimos datos muestran que es relativamente fácil que se tenga incremento en los precios como resultado de cambios en la paridad cambiaria, presiones salariales o modificaciones de las expectativas de la población.

6) El inevitable ajuste de la economía nacional al periodo post-TLCAN y a una posible reforma fiscal en Estados Unidos, que pueden tener un importante impacto en los precios y salarios, en la inversión y en los flujos de capitales.

7) La creciente inseguridad en el territorio nacional, que tiene un elevado costo en las empresas y en el ingreso de las personas, así como la indefinición de los derechos de propiedad y otros retos más.

En los siguientes meses habrá elecciones presidenciales, para cambiar a los distintos legisladores y otras más. Esperemos que los distintos candidatos nos indiquen cómo piensan enfrentar y resolver estos retos y problemas, en lugar de realizar sólo campañas de propaganda con base en eslogans y frases sin gran contenido. Por otro lado, confiemos en que los electores depositen sus votos considerando y evaluando las distintas propuestas y no sólo como respuesta a promesas que no se pueden cumplir o que provoquen mayores costos que los que pretenden corregir. Escoger funcionarios y legisladores con poca o mala experiencia en responsabilidades importantes puede perjudicar la vida de millones de personas en los siguientes años.

* El autor es economista.

Opine usted: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
El nuevo entorno global impactará fuerte en México
La reforma fiscal en EU sí afectará a México
Aumento al salario mínimo