Opinión

El problema de Estados Unidos no es México, es China

 
1
 

 

Shenzhen, la Silicon Valley de China

Diversos políticos de Estados Unidos han acusado a México de ser el culpable de muchos de sus problemas económicos, entre ellos, el de su proceso de desindustrialización. El presidente Donald Trump ha dicho de diferentes maneras que el enorme déficit comercial que registra nuestro vecino del norte con nosotros les ha ocasionado la pérdida de miles de empleos allá, sobre todo en su sector manufacturero.

¿Pero realmente es México el mayor problema comercial de Estados Unidos? De acuerdo con cifras del United States Census Bureau, en enero de 2017 Estados Unidos registró un déficit en su balanza comercial de -68.838 miles de millones de dólares (mmdd), y de este total, el déficit con México fue de apenas -3.947 mmdd. Esto significa que en el primer mes de este año México fue responsable de apenas 5.73 por ciento del déficit comercial de Estados Unidos.

Ahora, respecto a China, el déficit comercial de Estados Unidos con esta nación en el primer mes de 2017 fue de -31.304 mmdd. Esto implica que ese país asiático le ocasionó a Estados Unidos el 45.5 por ciento de su déficit comercial en el primer mes de 2017, y de esta manera vemos que el déficit comercial de Estados Unidos con China resulta ser casi ocho veces más grande que el que se tuvo con México al arranque de este año.

Analizando las cifras de 2016, vemos que Estados Unidos registró un déficit en su balanza comercial de -734.331 mmdd, y de este total el déficit con México fue de -63.191 mmdd, producto de exportaciones de México a Estados Unidos por 294.151 mmdd y ventas de ellos a nosotros por 230.959 mmdd. De esta manera, vemos que en 2016 México fue responsable de apenas 8.6 por ciento del déficit de la balanza comercial de nuestro vecino del norte.

Respecto a la relación comercial de Estados Unidos con China, vemos que en 2016 la economía más grande del mundo registró un déficit comercial de -347.037 mmdd, cifra 5.5 veces más alta que el déficit que tuvieron con México. De esta forma vemos que el año pasado China fue responsable de 47.25 por ciento del déficit comercial de Estados Unidos.,

Aunado a lo anterior, es importante considerar que de acuerdo a diversos analistas, las exportaciones de productos finales y bienes intermedios de México a Estados Unidos contienen aproximadamente 40 por ciento de insumos estadounidenses, mientras que las exportaciones de China hacía nuestro vecino del norte contienen apenas 4.0 por ciento, lo que evidencia la relevancia de las cadenas de valor que se han desarrollado gracias al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Dadas estas cifras, las cuales seguramente conoce Donald Trump, vale la pena preguntarse ¿Por qué hay tanta saña contra México y comentarios más moderados respecto a la relación comercial con China? Una de las posibles razones es por la cantidad de reservas internacionales que cada país posee. Mientras que México tiene actualmente 174.661 mmdd, China reporta 3.01 billones de dólares, cifra 17 veces más grande que la cantidad de reservas internacionales que tiene México. Esto implica un enorme poder por parte de China para depreciar al dólar si tomaran la decisión de cambiar sus dólares en reserva por alguna otra divisa, como el yen o el euro.

Es de esta manera que a México le ha tocado cargar injustamente con todo el peso de la culpa del desequilibrio comercial de Estados Unidos, el cual se debe en buena medida a su déficit fiscal, y que ascendió en el año fiscal que terminó en septiembre de 2016 a 587 mmdd. ¿Por qué señalo esto? Porque el gasto público es un componente de la demanda agregada, y en la medida en que éste crece se incentiva el aumento del PIB, lo que a su vez ocasiona mayores importaciones. Sin embargo, esto es algo que los asesores del presidente Trump no ven y se limitan a pensar que Estados Unidos es 'saqueado' por la mayoría de sus socios comerciales, en especial por parte de México.

Y pues al igual que Estados Unidos incurre en un enorme déficit comercial con China, México también registra uno que es por demás preocupante. De acuerdo con cifras del Inegi, en 2016 el desequilibrio comercial de nuestro país con el gigante asiático sumó -64.113 mmdd, cantidad 1.5 por ciento inferior al registrado en 2015.

La eliminación o disminución de estos déficits comerciales que registran México y Estados Unidos con China deberían ser la base de la renegociación del TLCAN, en el sentido de que se debería buscar una mayor integración en la zona a través de una sustitución de importaciones provenientes de China por producción mexicana, estadounidense y canadiense.

Una manera de lograr esto es endureciendo algunas de las reglas de origen que se deben cumplir para obtener la preferencia arancelaria que otorga el TLCAN. Por ejemplo, si se eleva la regla de origen del TLCAN para el sector automotor del 62.5 por ciento actual a 70 por ciento, esto detonaría mayores inversiones en la región en proveeduría, lo cual a su vez se traduciría en más empleos. Y de manera paralela habría menores déficits comerciales por parte de Estados Unidos y México, en especial con naciones asiáticas.

A manera de conclusión podemos señalar que es fundamental que Estados Unidos entienda que México no es su enemigo comercial, sino un socio estratégico del cual se ha beneficiado. El problema de pérdida de empleos manufactureros de Estados Unidos no lo causó México, sino que es producto de la depredación de mercados llevada a cabo por China en aras de darle empleo a su población. De hecho la evidencia muestra que China es culpable de que varias de las cadenas productivas de Norteamérica no hayan tenido un mayor crecimiento y de que muchos de los pronósticos del desarrollo que tendría México no se cumplieran.

El impacto que tuvo la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC) el 11 de diciembre de 2001 fue algo que no se contempló en la negociación del TLCAN, pero es algo que sí se debe considerar en la renegociación del este tratado comercial, la cual se llevará a cabo a finales de este año.

A Estados Unidos no le debería preocupar tanto su déficit comercial con México, ya que muchas de las importaciones que realiza de nuestro país son de productos hechos por empresas estadounidenses con operaciones en nuestro país. El gran obstáculo para el desarrollo de Norteamérica es China, no lo dejemos de lado y propongamos las medidas para ir resolviendo este problema.

Director general GAEAP (Grupo Asesores en Economía y Administración Pública).

Correo: alejandro@gaeap.mx

Twitter: @alejandrogomezt

También te puede interesar:
El Banco de México está rebasado
No echen a perder al Banxico
Urge que México genere una imagen de confianza