Opinión

El presupuesto 2016 ¿austero o excesivo?

 
1
 

 

Billetes mexicanos. (Arturo Monroy)

En el 2013, 2014 y 2015, ante la baja del precio del petróleo, el gobierno en lugar de reducir su gasto lo aumentó, y lo financió con más impuestos, déficit y deuda. Esa decisión equivocada fue una de las principales causas de la reducción del crecimiento económico en esos años.

El gobierno prometió para 2016 un gasto público austero, con base en un presupuesto cero, que implica un recorte de gastos superfluos y de los que arrojan un costo mayor al beneficio social.

Al analizar el presupuesto aprobado para 2016 vemos que va en sentido contrario a lo prometido, y que de austero tiene poco o nada. Las reducciones en las dependencias del sector público federal se orientaron fundamentalmente al gasto de inversión, destinado a infraestructura, y no al gasto corriente, que implica burocracia con poca utilidad social. En los 3 años de este gobierno se crearon más institutos, dependencias y organismos públicos que en los doce años de los dos sexenios anteriores.

Al igual que en el presupuesto de 2015, en el de 2016 se infló el precio del petróleo para ayudar a cuadrar el gasto. Se calculó en 59 dólares barril y anda por los 33, sin expectativas de un aumento al nivel presupuestado.

La Cámara de Diputados, donde el PRI tiene la mayoría junto con el Verde, no recortó el proyecto de gasto enviado por el Ejecutivo, sino lo aumentó. Se sirvió con la cuchara grande el mismo Poder Legislativo e incrementó las participaciones a los estados, que son hoyos negros, no se sabe a dónde van concretamente los recursos ni los gobernadores rinden cuentas claras de esos gastos. Se aumentó el presupuesto al Consejo de la Judicatura Federal, del Poder Judicial, que en años anteriores no alcanzó a gastarse todo lo que le dieron, y ya tiene una abultada burocracia que en poco ayuda a una mejor justicia.

El Poder Ejecutivo Federal, los gobernadores, los legisladores y el Poder Judicial, reflejan con sus gastos superfluos e innecesarios, un alejamiento de los ciudadanos, a quienes cada día les cuesta más elevar o mantener sus niveles de vida, debido al exceso de leyes, reglamentaciones, permisos, prohibiciones, multas e impuestos. A la vez que ven un presupuesto para el 2016 donde continúa el derroche en la mayoría de los poderes y niveles de gobierno.

Twitter:@luispazos1

También te puede interesar:

Dogmatismo y fanatismo, causas del terrorismo

Cuba: medio siglo de dictadura

Sedesol, causa anulación de una elección