Opinión

El PRD se guanajuatiza

A pesar de los sombrerazos del exjefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard -acompañado de sus tribus bejaranistas-, el Consejo Nacional del PRD apisonó el terreno que le dará amplia ventaja a Carlos Navarrete Ruiz para ganar la presidencia nacional del PRD.

Por lo que se ve, se impuso la estructura. La mayoría de los 350 consejeros agrupados en las corrientes Nueva Izquierda (NI) y Alianza Democrática Nacional (ADN), acordaron que el sustituto de Jesús Zambrano saldrá de una votación cerrada que se llevará a cabo el 21 de septiembre.

Con esto, una eventual “candidatura de unidad” en torno al líder fundador del Partido de la Revolución Democrática, Cuauhtémoc Cárdenas, estaría descartada.

Pero sobre todo, en el hipotético caso de que Ebrard decidiera entrarle a la campaña interna, jugaría con un escaso 27 por ciento de los votos que tienen los bejaranistas. Los Chuchos tienen la mayoría.

¿Blindaje extra al Ifai?

Los senadores decidieron no recorrer el mismo camino de los diputados que palomearon a los consejeros por la vía de la negociación partidista.

Eligieron un método más largo para nominar a los siete comisionados de los espacios vacantes en el Ifai, la entrevista directa de los 158 tiradores que hicieron fila en la oficina de colocaciones del Senado de la República.

Y como para que no les reprocharan que hubo favoritismos, se creó un Comité Técnico de Acompañamiento integrado por 10 académicos de la UNAM, el CIDE y representantes de ONG, que presentarán un informe para validar los resultados.

Los senadores han sido cuidadosos en que se note que buscan a los mejores perfiles y no que los nuevos comisionados del Ifai sean los más negociados. Y si no se atoran, esta misma semana se conocerán los finalistas y las propuestas se votarán en sesión plenaria.