Opinión

El PRD, rumbo a convertirse en partido satélite

1
   

   

Agustín Basave. (Cuartoscuro)

No hay que tener una lámpara para ver que el PRD no confía en sí mismo y pavimenta el camino para convertirse en partido satélite de alguien. De quién sea, pero satélite.

Las cúpulas perredistas decidieron que el próximo presidente de su partido sea Agustín Basave, y para ello van a cambiar estatutos.

Va a ser el único partido en el mundo que trae a alguien de fuera de sus filas para que lo dirija. Lo afiliaron la semana pasada y ya tiene la bendición para presidir al PRD. Derribarán cualquier barrera legal para entronizarlo.

¿Qué le vieron? Un perfil más accesible para que AMLO los reciba como aliados, ya que trabajó para él en sus candidaturas presidenciales.

Y si López Obrador no los quiere, entonces Basave también es buena carta de presentación con el PAN, pues fue embajador en Irlanda en el primer sexenio panista.

El expriista y exfoxista intentará lograr lo que ninguno de Los Chuchos pudo hacer: que Morena acepte al PRD como asistente para llegar a la presidencia.

Todos los llamados que han hecho los perredistas a Morena para ir unidos han recibido el rechazo como respuesta. Con Basave, piensan, puede ser diferente y tal vez los acepten.

Así hay que leer el esfuerzo por hacer llegar a Basave a la dirigencia perredista: que los admitan en Morena como una fuerza aliada y luego negociar cargos si es que ganan la presidencia.

El talante de la dignidad política de quienes así piensan queda a criterio de cada quien. Ni modo, así les gusta.

Un partido al que no lo quieren ni sus militantes y se lo ofrecen a otro, está condenado a ser satélite o desaparecer.

Si el PRD se va con Morena, éste le va a absorber las bases. Y si va con el PAN se ubicará en el costado derecho del tablero político, dejándole la banda izquierda a Morena.

Van que vuelen para ser satélites de alguien. ¿De quién? Del que los acepte.

Pero hay voces en el PRD que no están dispuestas a dejar que muera el PRD, y han planteado políticas concretas para afianzar un perfil de izquierda con propuestas de gobierno que son de fondo, y no nada más rebajar el sueldo del presidente y de los secretarios de Estado.

Armando Ríos Piter encabeza un esfuerzo encomiable por la dignificación del PRD.

Lo que dice el senador guerrerense es que el PRD debe ir solo en las elecciones porque nada tiene que ver su programa con el conservadurismo del PAN ni con el radicalismo de Morena.

Pide que una decisión tan trascendente para su partido sea decidida por las bases y no por las cúpulas.

Quiere debatir con Basave para preguntarle cuál es su camino para que la gente vuelva a confiar en el PRD “y reivindicarnos como el principal partido de la izquierda”.

Le quiere preguntar cómo evitar que exista otro “caso Abarca”
Cómo blindar al PRD de la corrupción, y cómo garantizar su lucha transparente y sólida contra la impunidad.

Me temo, sin embargo, que Ríos Peter ara en el mar y la suerte del PRD ya está echada.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
La trampa del Informe
III Informe: autocrítica y educación
Lo que EPN debería decir hoy