Opinión

El PRD, al borde de la marginalidad

   
1
  

 

Galileos. (Cuartoscuro)

O somos instrumento del descontento o vamos a la marginalidad, y la forma son las alianzas amplias que nos permitan polarizar con el PRI, advierte Fernando Belaunzarán a sus correligionarios del PRD.

Pero Miguel Alonso Raya es más claro al señalar los problemas que tendrían de lograr una alianza con tantos precandidatos de los distintos partidos políticos.

Alonso Raya ve dificultades para que el PRD se movilice a favor de Margarita Zavala, que representa al calderonismo, o Rafael Moreno Valle o el propio Ricardo Anaya. Quienes además ya tienen fuertes problemas al interior de su partido por la definición de la candidatura.

Tampoco ve la opción de que personajes como el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, o el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, estén dispuestos a ceder el lugar.

Es por ello que exige de quienes buscan esta gran alianza que se pongan a trabajar en una candidatura independiente, que represente el cambio que requiere el país.

Los Galileos, que es la corriente del PRD que ha hecho una gran labor a favor de las alianzas, incluso por encima de las decisiones de su partido, como en el caso de las pasadas elecciones en Chihuahua y Tamaulipas, buscan sacar al PRI del gobierno, no sólo federal, sino también de los locales.

Para esta gran alianza que plantean para 2018, el exdiputado perredista Belanzaurán asegura que deben estar todas las fuerzas políticas, incluidos el EZLN y Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, a la pregunta de si cabrían personajes como los exgobernadores de Oaxaca, Ulises Ruiz, y de Sonora, Manlio Fabio Beltrones, quienes tienen algunas diferencias con la dirigencia de su partido, responde de inmediato que no.

Y también plantea que hay que tener cuidado con las posiciones autoritarias y que están en contra de los espacios colectivos de discusión, como las de López Obrador.

Pero esta definición es muy complicada porque ¿quién sería el candidato externo que pudiera unificar las voluntades? Si ni siquiera se logró convencer a Alejandro Martí para el Estado de México.

La elección de 2018 será como las demás, con todas las vanidades en juego y sin posibilidades de un gran acuerdo. Y el PRD, si no busca recomponerse, se puede convertir en un chiquipartido.

Encinas se acerca a Cuauhtémoc

En el Estado de México los perredistas tienen todavía la esperanza de que Alejandro Encinas acepte ser el candidato a la gubernatura y de esta forma lograr la alternancia.

Finalmente, el experredista se ha alejado mucho de Andrés Manuel López Obrador quien, aseguran, lo ha hecho a un lado debido a su estrechísima alianza con Ricardo Monreal, quien obviamente se prepara como candidato de Morena para la elección del jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Esto ha provocado una mayor cercanía de Alejandro Encinas con Cuauhtémoc Cárdenas, quien podría convencerlo de la pertinencia de su candidatura y de una alianza con el PAN, después de las dificultades que ha tenido Josefina Vázquez Mota.

Además el más fuerte candidato que tiene la corriente ADN, Juan Zepeda, se dedicó a demostrar que trae cantidades industriales de dinero para su precampaña, lo cual lo ha hecho perder credibilidad.

Incluso algunos panistas y perredistas lo acusan de recibir apoyos del gobernador Eruviel Ávila.

Todavía hay tiempo hasta el 24 de diciembre para que se tome la decisión y se vea si la oposición en el Estado de México tiene alguna posibilidad o vuelve a ganar el PRI en la entidad más poblada del país.


Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
¿Se arrepentirá Fidel Herrera?
Un dato más a favor de la reforma política
Una más en Veracruz