Opinión

El potencial, aún no realizado, de la tecnología para la educación

 
1
 

 

Usuarios de chat

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han revolucionado la forma en la que trabajamos, nos informamos, convivimos y nos comunicamos. Pocas otras innovaciones tecnológicas han tenido, de hecho, un impacto tan amplio y vertiginoso sobre nuestras vidas individuales y colectivas como las TIC.

En el ámbito educativo, estas tecnologías, si bien entrañan algunos riesgos, claramente abren oportunidades extraordinarias para ensanchar el acceso al conocimiento y al aprendizaje a millones de niños, jóvenes y adultos en buena parte del mundo. Más allá de la sucesión de declaraciones de comentaristas, educadores y empresarios del sector, en el sentido de que las TIC son la panacea a todos los males educativos y/o el tsunami que barrerá con la escuela como la conocemos, lo cierto es que, hasta el momento, la evidencia disponible sobre la relación entre educación y tecnología indica que se trata de una relación más compleja de lo que podría suponerse.

La introducción de las TIC en los procesos de enseñanza-aprendizaje escolarizado, si bien ha venido creciendo a gran velocidad en muchos países del mundo, es todavía relativamente reciente. Dicha introducción, además, ha involucrado tecnologías y usos específicos muy diversos (desde smartboards, hasta computadoras precargadas de contenidos, pasando por internet y dispositivos móviles) lo cual plantea retos importantes a la hora de intentar comparar y medir sus efectos. En breve, lo reciente y diverso de su uso explica el que todavía no contemos con investigación sistemática que permita determinar con precisión los efectos del uso de las TIC sobre la calidad de los aprendizajes.

Con todo, contamos ya con un caudal creciente de estudios que sugiere que, por lo pronto, en el impacto educativo de la tecnología parece haber más ruido que nueces. Destaca, al respecto, un estudio reciente de la OCDE (Students, Computers and Learning: Making the Connection), mismo que, con base en los datos recabados en la última edición de esa prueba (2012), arroja resultados que ponen en duda la existencia de una asociación simple y mecánica entre más tecnología y mejores aprendizajes.

Entre los principales hallazgos del estudio, cabe mencionar los siguientes:

-Para todos los países y regiones participantes en PISA 2012 (64), el uso de computadoras y de internet es alto en general, pero mayor en el hogar que en la escuela.

-Shanghái-China y Corea del Sur, dos de los participantes con los mejores resultados en las competencias evaluadas por PISA (lectura, matemáticas y ciencias) no sólo en papel, sino también en lectura y matemáticas en formato digital, presentan porcentajes de acceso a computadoras en sus escuelas relativamente bajos.

-En cambio, entre aquellos países en los que los alumnos tienen mayor acceso a internet en la escuela, el desempeño promedio en lectura disminuyó entre 2000 y 2012.

-Si bien el acceso a computadoras entre alumnos aventajados y desaventajados socioeconómicamente disminuyó en prácticamente todos los países/regiones PISA, ello no se tradujo en menor desigualdad en resultados en las competencias lectora, matemática y científica.

-A pesar de la inversión creciente en computadoras, acceso a internet y software educativo para las escuelas, la evidencia indica que dicha inversión no parece estar asociada de manera positiva con lectura, matemáticas y ciencias.

-En países y regiones en el que el uso escolar del internet es menor, la mejora en el desempeño de los alumnos en lectura es mayor.

-En general, la evidencia derivada de PISA muestra que un uso moderado de las computadoras en la escuela es mejor para los aprendizajes que la ausencia de computadores, pero indica, también, que un uso escolar de las TIC mayor al promedio OCDE en 2012 está asociado a peores resultados en PISA.

-Para la OCDE, los alumnos que usan menos la computadora en la escuela para el aprendizaje en matemáticas obtienen mejores resultados en esa área tanto en la pruebas de lápiz y papel como en las pruebas digitales.

En general, el estudio de la OCDE y otros trabajos recientes indican que no parece haber una relación positiva entre uso de TIC y mejores aprendizajes. Las principales excepciones son aquellas en las que la tecnología es usada para extender el tiempo de estudio y práctica; para darles a los alumnos control sobre su aprendizaje, en particular para ajustar el ritmo a sus necesidades individuales; y cuando la tecnología es empleada para promover el aprendizaje colaborativo.

Falta mucho por investigar pero, por el momento, la investigación más reciente y sólida muestra que la tecnología puede amplificar las virtudes de los mejores docentes, pero parece incapaz de reemplazar con algo mejor a los malos docentes.

Twitter: @BlancaHerediaR

También te puede interesar:
Un domingo de poder púrpura
¿Qué nos revela el trabajo del GIEI?
Nuevos planes y programas de estudio: ¿por qué y para qué?