Opinión

El pie derecho con el que iniciaremos el 2017

 
1
 

 

gasolina. (Especial)

 
RECIBÍ ayer un “meme” que tiene como imagen a un médico que se dirige a un paciente para informarle una noticia buena y una mala. La mala es que tendrá que amputarle el pie izquierdo.

-¿Y la buena… ?, pregunta desencajado el paciente.

-Que comenzará el 2017 con el pie derecho.

No hubo un solo destinatario de mis múltiples reenvíos que no me respondiera haciendo alusión a la “poca madre” del chiste o del médico.

Vale la pena vincular ese “meme” con el inicio del 2017 a pocas horas de aquí.

Tenemos un escenario muy ríspido entre la población por la decisión gubernamental de aumentar los precios de las gasolinas y el diésel de la manera en que lo hizo.

La clase media está muy irritada tanto como el llamado en genérico “pueblo”. Los empresarios Pyme buscan respuestas y procuran escenarios que puedan anticipar cómo se van a poner las cosas el año que viene. Difíciles, comento.

Pero ningún escenario puede ser tan complejo como varios otros que el país ha vivido. La ventaja que da la edad es que permite tener experiencia sobre escenarios similares e incluso más graves que los que anticipamos para el 2017.

Ninguno de ellos acabó con México. Lo único que sí hicieron, magistralmente, es acumular de piedras la paciencia del mexicano, un pueblo talentoso, leal y paciente hasta ciertos límites que han llegado al extremo.

Me canso de decirle a quien generosamente se acerca que aunque el escenario parece muy complejo durante 2017, siempre habrá puertas abiertas para quien tenga la visión de distinguirlas y ciertamente no será el año entrante tan crítico como otros que ya hemos vivido y superado.

Ayer mismo durante mis colaboraciones radiofónicas para el espacio noticioso que encabeza ALEJANDRO CACHO en MVS me permití referir los precios de las gasolinas en otros países o ciudades.

Hong Kong encabeza la lista con un litro expresado en pesos en 39.47 pesos tomando como referencia la cotización del dólar ayer en el mercado internacional. El segundo precio más alto se localiza en Noruega con 36.58 pesos mexicanos.

El tercer sitio lo tiene Islandia con 35.55 pesos. Dentro del complejo de naciones latinoamericanas, Uruguay, Cuba, Belice, Brasil y Chile tienen precios de combustibles más altos que los que pagamos los mexicanos.

Según el portal GLOBAL PETROL PRICES, en Uruguay la gasolina se vende a 29.55 pesos mexicanos litro, en Cuba a 27.28 pesos mexicanos y en Brasil a 23.77 pesos. En Belice se paga el litro a 1.16 dólares.

El asunto de las gasolinas caras pudiéramos contemplarlo desde otra óptica. El aumento al precio de las gasolinas retira un subsidio que se venía concediendo en favor de los sectores con mejores niveles de ingreso. Un subsidio que lesiona las finanzas públicas a extremos ya insostenibles. La receta nos las recomendaron los “médicos” del exterior cuando el gobierno, LOS GOBIERNOS FEDERALES evitaron aumentar los precios de manera ordenada.

Ya se nos olvidó que incurrimos en la importación de gasolinas porque dejamos de invertir en las refinerías que hubiesen podido procesar nuestro petróleo? Ya pasamos por alto el despilfarro que se consintió por décadas enteras en Pemex en donde funcionarios y líderes sindicales llegaron a extremos insultantes de robo y despilfarro de las finanzas de la paraestatal?

Ciertamente la irritación popular se comparte, se entiende e incluso uno participa de ella.

No obstante tendremos que poner el énfasis en otros renglones porque los precios internacionales del petróleo y de las gasolinas permiten sugerir que hay muchas más posibilidades de que “tiendan hacia aumentar de precio” que hacia una reducción en sus niveles.

No parece excesivo, sino absolutamente indispensable que por estos precios de las gasolinas, que generan ingresos fiscales que benefician al Gobierno Federal los ciudadanos exijamos ya transparencia, pulcritud y sobre todo eficiencia y eficacia en la gestión de la administración pública. Vamos a pagar bien, que rindan bien, que ofrezcan resultados y que no se roben nuestros dineros.

Por lo demás no parece desubicado o fuera de lugar buscar maneras de que estos aumentos no repercutan en automático y de manera irracional sobre los precios que habremos de pagar por productos y servicios los ciudadanos.

No queremos llegar a lo que ayer mismo se publicaba en un sitio en materia económica en la Unión Americana. Como el Gobierno de Venezuela no ofrece ya cifras económicas de su trayecto, ya hay iniciativas privadas, nacionales o extranjeras que estiman determinados índices para medir la salud económica en ese país.

Por ahí ha surgido el “ÍNDICE CAFÉ CON LECHE” que mide la inflación que manifiesta un producto fundamental entre los ciudadanos en Venezuela. Hoy día un café con leche cuesta 1,100 bolívares. En 19 semanas, TAN SOLO 19 SEMANAS, 5 MESES APROXIMADAMENTE, el costo de este producto se ha incrementado 1,107 por ciento.

¿No queremos llegar a ese terreno verdad, revivir nuestras páginas de hiperinflación?

Exijamos, trabajemos con una actitud propicia para distinguir las oportunidades que ofrecerá sin duda el 2017, y por supuesto ya pongamos un límite a esa clase gobernante y política que se ha servido del poder olvidándose de su compromiso de servir al pueblo de México. Ya estuvo, ¿no?

Mis mejores deseos para usted y los suyos. Que en el 2017 tenga salud, que es el principal activo de la vida. Hasta el año entrante.

Contacto:etj@uptv.mx

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

Nace UPTV.MX para el ecosistema emprendedor mexicano

Una Bravo brava

2017, el reto de administrar