Opinión

El petróleo, como en El Buen Fin

Si la situación política en el país se ve complicada, no han volteado a ver la económica.

La mezcla mexicana de petróleo cayó a 70.60 dólares el barril, lo que enciende las luces de alerta máxima ya que ese precio se aplicará para las compras futuras.

Estamos a 61 centavos de dólar para que se aplique la cobertura contratada por la Secretaría de Hacienda para los precios del barril de crudo para este año, explicó la dependencia.

Según ésta, la cobertura se hará efectiva si el precio de la mezcla mexicana baja de 70 dólares por barril.

Ya se contrató una cobertura para la producción de 2015 pero, como quiera, ver esos precios del petróleo nacional -que sustentan todavía 37 por ciento de los ingresos del país-, cuando fue calculado en 78 dólares para la Ley de Ingresos, si espanta al más pintado.

Hasta pareciera que el petróleo mexicano le entró al Buen Fin.

* * * *
Está claro que la UNAM tiene escriturada la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Desde su primer presidente, Jorge Carpizo, hasta el flamante ombudsman elegido ayer en el Senado, Luis Raúl González Pérez, todos han salido del Instituto de Investigaciones Jurídicas de esa casa de estudios.

Puede ser que en la UNAM se encuentren los únicos especialistas en la materia, pero entonces ¿dónde quedan las decenas de instituciones civiles que dicen defender los derechos humanos? ¿Y al resto de las universidades, públicas y privadas, no les interesa el tema?

Por lo pronto, González Pérez tiene mucho trabajo por hacer, comenzando desde luego por los casos de Iguala y Tlatlaya. El primero abandonado por la grilla de la sucesión en la CNDH y el segundo con recomendaciones aceptadas por el Ejército y el gobierno del Estado de México, que sigue bajo la sospecha de haber encubierto a los militares que ejecutaron a los presuntos delincuentes.

Y ahí, en el territorio del Edomex, no pasa nada.

* * * *
Pues la Sedatu de Jorge Carlos Ramírez Marín no ha sido y aparentemente no será la supersecretaría que todos pensábamos iba a ser en este sexenio.

La dependencia no es de las que capten los reflectores y para colmo de males, los diputados le aplicaron un recorte presupuestal de 17 por ciento para 2015, equivalente a cuatro mil 539 millones de pesos respecto el presupuesto aprobado para este año.

También la Secretaría de Energía, que luego de las reformas constitucionales en el sector de poco servirá, registró una reducción en su presupuesto de 6.23 por ciento, igual a 205 millones de pesos para el próximo año.

Las ganonas fueron la Sagarpa, con un incremento presupuestal del 11.4 por ciento, equivalente a nueve mil 241 millones de pesos; Turismo, con un incremento porcentual de 13 por ciento, igual a 791 millones de pesos; y la Secretaría de la Defensa Nacional, con un incremento de 9.2 por ciento, que representa seis mil millones de pesos, en cifras cerradas.

Ah, por si les interesaba el dato, los diputados aprobaron un fondo de 400 millones de pesos para la “modernización de las normales rurales’’.

Por si ocupan.

* * * *
Aprobado el Presupuesto de Egresos para el próximo año, el tema en la agenda de diputados y senadores es la creación del órgano anticorrupción que, dadas las condiciones del país, no puede seguir siendo pospuesto.

Con la agravante de que, ahora sí, tendrá que ser un superinstituto o como le quieran llamar, porque los legisladores y el gobierno en turno ya debieron darse cuenta de que la población no aceptará más sanciones sin culpables, ni denuncias de corrupción sin recuperación para el erario y cárcel para el delincuente.

O sea que le entran en serio al tema o le entran. No habrá disculpas.

Twitter: @adriantrejo