Opinión

El peso vapuleado, pero surgen oportunidades

18 enero 2016 5:0
 
1
 

 

peso mexico

La especulación y volatilidad en los mercados financieros internacionales no cesa, y en los primeros 15 días de este año el dólar ha aumentado 6.1%, al haber pasado de 17.197 a 18.247 pesos por billete verde, esto es 1.05 pesos más. Si bien nadie habla de crisis económica porque la inflación y tasas de interés se han mantenido estables, el alza del dólar ya comienza a preocupar a diversos líderes empresariales, ya que tan sólo en el periodo del 15 de enero de 2015 al mismo día de 2016 el aumento en el precio el dólar es de 3.675 pesos.

Respecto a este tema, el pasado 13 de enero, Manuel Herrera Vega, presidente nacional de Concamin, advirtió que si bien no existe un aumento generalizado de precios, si ha habido alzas en algunos artículos tales como electrónicos, aparatos eléctricos, cómputo, del sector metal-mecánico, farmacéutico, alimentos, textil y confección, cuyos precios han tenido incrementos de entre 5% y 20% a consecuencia del ajuste que ha tenido el tipo de cambio en los últimos meses.

No obstante lo anterior, la inflación en el año 2015 fue de 2.13%, lo cual se explica estadísticamente por la evolución en los precios de la energía eléctrica y los servicios de comunicaciones, los cuales tuvieron una variación de 0.06% y -12.43% respectivamente. Sin embargo, no debemos dejar de lado que el hecho de que la economía nacional crezca a tasas bajas (posiblemente un 2.5% en 2015), y el que exista una economía informal que representa una fuente de competencia ilegal para los productores formales, le deja poco margen a los empresarios para poder ajustar sus precios al alza.

¿Hasta dónde irá a llegar la paridad peso-dólar? La realidad es que nadie lo sabe ya que éste está respondiendo de manera exagerada a cualquier noticia que se dé, tal como la disminución del precio de la mezcla mexicana de petróleo de exportación hasta los 20.70 dólares por barril; o bien, respecto a los datos sobre la debilidad de la economía de China.

De hecho un dólar a 18.247 pesos no tiene lógica e implica que el peso está subvaluado en 21.77%, ya que de acuerdo a estimaciones de GAEAP, el tipo de cambio teórico de equilibrio (en base a diferenciales de inflación entre México y Estados Unidos acumulados de 1997 a la fecha) es de 14.98 pesos por dólar.

En este sentido el propio Agustín Carstens, Gobernador del Banco de México, ha señalado que los mercados están sobrerreaccionando y que posiblemente el peso está subvaluado.

La mala noticia es que prácticamente todos los analistas coinciden en que la volatilidad continuará a lo largo de todo este año conforme continúan las malas noticias respecto a la economía China, los Estados Unidos continúan con su proceso de normalización de su política monetaria ajustando al alza sus tasas de interés y conforme el precio de la mezcla mexicana del petróleo continúa derrumbándose (hasta posiblemente alcanzar los 15 dólares por barril en los próximos seis meses).

Así que, desde mi punto de vista, existe un 70% de probabilidades de que a lo largo de 2016 el dólar fluctúe en una banda oscilando entre los 17.50 y 18.50 pesos por dólar. Desde luego que podrían presentarse episodios que lo podrían llevar por encima de este nivel, ya que no debemos olvidar que en México el monto de inversión extranjera de cartera (en bolsa y bonos) era de 478.496 miles de millones de dólares al cierre de 2014, por lo que aunque se hayan fugado algunos capitales de México a lo largo de 2015, aún quedan muchos en el país que podrían irse en cuanto quieran haciendo pedazos al peso.

Pero no todo son malas noticias, el dólar está en el nivel actual y nosotros como ciudadanos no podemos hacer nada para evitarlo; pero lo que si podemos hacer es aprovechar las ventajas que le ofrece al país un dólar caro, algunas de las cuales enumero a continuación:

1. Los ingresos por remesas se traducen en más pesos para las familias que las reciben. De acuerdo con datos del Banco de México, en el periodo de enero a noviembre de 2015 nuestro país recibió por este concepto un total de 22.576 miles de millones de dólares. Por lo tanto, queda claro que por cada peso en que aumenta el tipo de cambio se traduce en miles de millones de pesos adicionales de ingresos para las familias mexicanas, en especial las más pobres. Esto beneficia al consumo privado y desde luego que contribuye al crecimiento del Producto Interno Bruto nacional.

2. Lucha contra el contrabando. Otro aspecto en el que ayuda un dólar caro es en la lucha contra las importaciones ilegales. Es bien conocido que mucha de la mercancía que entra al país no paga debidamente sus impuestos o simplemente entra sin el debido pedimento aduanal lo cual perjudica a la planta productiva nacional y daña al erario público.

Con un dólar caro, los contrabandistas deberán pagar más por sus importaciones, y aunque no paguen impuestos a la importación el hecho de que sus compras del exterior se hayan vuelto más caras hará que dejen de importar algunas mercancías. Eso provoca una mayor demanda de productos hechos en México, lo que reactiva la planta productiva nacional y mejora las finanzas públicas.

3. Mayor turismo en México tanto de visitantes nacionales como extranjeros. El que haya un dólar caro hace menos accesible salir a vacacionar al extranjero y provoca que los turistas nacionales volteen a ver a destinos de playa nacionales, ciudades coloniales, pueblos mágicos, el Distrito Federal, Guadalajara, Monterrey, entre otros. De igual manera, para los extranjeros resulta más barato venir a México porque ahora reciben más pesos por sus dólares.

De hecho de enero a noviembre de 2015 los ingresos de México por turistas extranjeros sumaron 15.537 miles de millones de dólares, cifra que representa un 7.8% más que en igual periodo de 2014. Es previsible que en la medida en que el tipo de cambio se mantenga en los niveles actuales los ingresos por turismo en nuestro país se seguirán incrementando en favor del empleo en el sector, y esto además ayudará a compensar un poco la caída de divisas provenientes de las exportaciones de petróleo.

4. Las exportaciones de la industria manufacturera nacional salen beneficiadas. Como ya lo hemos señalado, con un dólar caro los productos nacionales se hacen más baratos para mercados como el estadounidense, europeo y asiático.

Las exportaciones manufactureras no automotrices de nuestro país cayeron, en el periodo de enero a noviembre de 2015, en un 0.2% debido a la debilidad de la demanda a nivel mundial; pero con un dólar por encima de los 18 pesos habrá sin duda más oportunidades de incursionaren nuevos mercados; sin embargo, en este sentido es importante el apoyo de PROMÉXICO para las empresas, los cuales difícilmente se darán dado el recorte en su presupuesto que les dio la Cámara de Diputados.

A manera de conclusión podemos señalar que un dólar caro es como la lluvia intensa, trae algunas complicaciones y problemas, pero también representa oportunidades. Si bien es difícil que se pueda hacer algo para bajar el nivel del tipo de cambio, si está en las manos del gobierno y de los empresarios el implementar acciones para aprovechar la coyuntura que se presenta este año con un dólar que nos vuelve competitivos ante muchas economías.

Director General GAEAP.

Correo:alejandro@gaeap.com

www.gaeap.com

También te puede interesar:

Tipo de cambio y la competitividad ganada por México

¿Fue correcta la decisión del Banxico de subir la tasa de interés?

Los retos de México en materia económica para el 2016