Opinión

El peso mexicano: una de las monedas más débiles del planeta

 
1
 

 

peso

Las autoridades del gobierno federal de nuestro país han cometido una serie de errores de política económica, que nos han vuelto mucho más vulnerables ante los episodios de volatilidad financiera internacional.

Muestra de ello es que el peso mexicano ha sido una de las monedas más golpeadas en el último año, aunque las autoridades del gobierno federal nos quieran hacer creer que el peso se mantiene fuerte en relación a otras monedas y que la debacle de las divisas frente al dólar es igual en todos los países.

En el periodo de agosto de 2015 al mismo mes de 2016 el dólar pasó de 16.558 a 18.737 pesos por dólar, lo que implica una apreciación del dólar respecto al peso de 11.5%; sin embargo, si tomamos en consideración el periodo de agosto de 2014 a agosto de 2016, vemos que el tipo de cambio pasó de 13.142 a 18.737 pesos por dólar, lo que implica un aumento del precio del billete verde de 42.6 por ciento.

De acuerdo con información del Pacific Exchange Rate Service de la Universidad de British Columbia, de una canasta de 11 monedas, el peso mexicano es la tercer que más se ha depreciado en el último año, sólo superada por el peso argentino que ha visto el dólar subir 60.5% y la libra esterlina respecto a la cual el dólar ha subido 18.9 por ciento.

Entre las monedas que han tenido un mejor desempeño que el peso mexicano en el periodo de agosto de 2016 respecto al mismo mes de 2015, están el yuan chino que ha visto el dólar aumentar solo 4.8% y el dong vietnamita respecto al cual el dólar ha subido apenas 0.3% en los últimos doce meses.

Cabe señalar que en el último año, respecto al euro el dólar ha caído 0.6%, en relación al dólar canadiense disminuyó 1.2%, en cuanto al rublo ruso bajó 1.4%, frente al peso colombiano bajó 2.7%, respecto a peso chileno disminuyó 4.3% y en relación al real brasileño la caída del dólar es de 8.9 por ciento.

Con estos datos queda claro entonces que de las economías latinoamericanas más importantes, salvo por Argentina, la de peor desempeño en el tipo de cambio es el peso mexicano; e inclusive Brasil, que destituyó a su presidenta, y lleva seis trimestres consecutivos en recesión, ha tenido una moneda más fuerte que la de México.

¿Qué es lo que ha ocasionado que la caída del peso mexicano sea mayor a la de la mayoría de las monedas latinoamericanas, europeas y asiáticas? En primera instancia está la caída en los precios internacionales del petróleo, que ha ocasionado una importante disminución en la entrada de divisas al país. En la balanza comercial petrolera, en el año 2013 México registró un superávit de 8.613 miles de millones de dólares (mmdd), en 2014 éste cayó a apenas 0.879 mmdd, para el año 2015 ya teníamos un déficit de 9.155 mmdd y en la primera mitad de 2016 el desequilibrio en esta balanza ya es de -5.375 mmdd.

Esta escasez de dólares la ha resentido el país y se ha traducido en un dólar más caro dado que las exportaciones manufactureras no han aumentado de manera que se pudiera compensar la caída de ingreso de divisas por exportaciones de productos petroleros.

Otro aspecto que ha incidido en la debilidad del peso es que en el periodo de 2010 a 2014 México fue de los países que más atrajo inversión extranjera de cartera, mucha de la cual se invirtió en instrumentos de deuda gubernamentales de corto plazo, como Cetes a 28 días. En este sentido, de acuerdo a cifras de la balanza de pagos elaborada por el Banco de México, en la primera mitad de 2016 han salido del país 11.362 mmdd que estaban invertidos en bonos del sector público en el mercado de dinero (corto plazo).

Un aspecto adicional que es preocupante y que explica la caída del peso, y que desde esta columna he señalado en diversas ocasiones, es el déficit comercial crónico que tenemos con las naciones del continente asiático. En este sentido, hemos señalado que dicho desequilibrio comercial fue de -96.388 mmdd en 2012, de -100.770 mmdd en 2013, de -109.956 mmdd en 2014, de -119.500 mmdd en 2015 y ya suma -57.865 mmdd en el primer semestre de 2016. ¿Cómo no va a haber una afectación en el tipo de cambio si el déficit comercial con las naciones asiáticas aumentó en 23.112 mmdd en el periodo de 2012 a 2015? De algún lado tienen que salir dólares para pagar este déficit, ya que de lo contrario el dólar aumenta de precio, y eso es lo que ha sucedido.

Otras variable que se ha deteriorado y comienza a causar mella en el tipo de cambio es el de la deuda pública, la cual llegó a los 8.762 billones de pesos al mes de julio de 2016, cifra superior a la observada en diciembre de 2015 en 601.852 miles de millones de pesos, y mayor a la observada en diciembre de 2014 en 1.814 billones de pesos. La deuda del sector público ya representa poco más del 50% del PIB, es motivo de preocupación del Banco de México y le ocasionó a México que se le pusiera su calificación en revisión con perspectiva negativa.

De hecho, la baja en la calificación de la deuda mexicana, aunada a la reciente caída en los precios internacionales del petróleo, incidieron para que el dólar pasara de 18.059 a 18.787 pesos entre el 18 y el 30 de agosto de este año.

Finalmente, un tema que también afecta el desempeño del tipo de cambio es el altísimo grado de corrupción e impunidad que hay en México. La imagen que proyecta nuestro país al exterior es muy negativa y eso ahuyenta los capitales por los excesivos costos que ésta representa sobre las inversiones. ¿Por qué digo esto? Pues porque de acuerdo con un estudio reciente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el costo de la corrupción en México es cinco veces mayor al que se registra a nivel mundial. Mientras que el promedio de las pérdidas por estos actos en el mundo equivalen a 2% del PIB mundial, en el caso de México el costo es de hasta 10% del PIB. Esto significa que el costo dela corrupción en México es de más de 1.9 billones de pesos al año, y con esta enorme loza es imposible que la economía funcione bien.

Queda claro pues, que México ha cometido errores que ahora le cuestan tener una de las monedas más débiles del mundo. Muestra de esto es además el hecho de que el peso mexicano fue superado por el yuan chino como la moneda emergente de mayor volumen de operaciones financieras a nivel mundial. ¿Y cómo no va a ser así, si los operadores de divisas a nivel mundial tienen miedo de que su stock de pesos pierda varios puntos porcentuales de su valor de una semana a otra?

Desde esta columna hemos dicho en múltiples ocasiones que es indispensable que se fortalezca la economía nacional impulsando las exportaciones manufactureras aprovechando la coyuntura del tipo de cambio, pero no se ha hecho prácticamente nada para apoyar a las empresas exportadoras. Hemos hablado de la importancia de mejorar las condiciones de intercambio comercial con las naciones asiáticas, y tampoco se ha hecho nada, y por el contrario, vemos que cada vez estamos peor. También hemos señalado que es fundamental poner un freno al endeudamiento público, sobre todo porque éste no se ha traducido en más inversión productiva ni en mayores tasas de crecimiento económico. Finalmente, queda claro es que es indispensable contar con un Sistema Nacional Anticorrupción funcional y que sancione de manera ejemplar a los miles de funcionarios corruptos que hay en todos los órdenes de gobierno.

Si no se toman medidas en relación a lo que señalo en esta entrega, tengan la seguridad de que no tendremos una moneda fuerte y que seguiremos teniendo una de las monedas más débiles del planeta, aunque las autoridades nos quieran hacer creer que la volatilidad financiera le pega a todos los países por igual.

Director General GAEAP.

Correo:alejandro@gaeap.mx

http://www.gaeap.mx/

También te puede interesar:

Enfoque incorrecto del Banxico por el desequilibrio externo

La industria manufacturera nacional en más aprietos

La realidad del empleo y desempleo en México

>