Opinión

El peso de las telecomunicaciones

 
1
 

 

antena bloomberg

En el tercer trimestre del año, el sector de información en medios masivos se posicionó como el de mayor crecimiento durante ese periodo, al repuntar 9.3 por ciento anual, según información del Inegi.

Su desempeño positivo fue resultado básicamente de la expansión del subsector de telecomunicaciones, que creció 10.6 por ciento, cuatro veces más que la economía mexicana.

Las telecomunicaciones representan 91 por ciento del sector de información en medios masivos, integrado también por radio y televisión; procesamiento electrónico de información; industria fílmica y del video; y edición de periódicos, revistas y libros, entre otros servicios de información.

De acuerdo con información publicada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) sobre la base de las cifras del Inegi, el subsector de telecomunicaciones representa 3.1 por ciento del PIB nacional.

Su peso en la economía es superior al de todas las actividades primarias, similar al de la fabricación de equipo de transporte y apenas inferior al de la industria alimentaria.

Es tal el crecimiento de las telecomunicaciones que su contribución al PIB prácticamente se duplicó en los últimos diez años, debido principalmente al avance tecnológico del país.

Hoy está posicionado en el décimo lugar en términos de participación en el PIB.

Los analistas Ernesto Piedras y Carlos Hernández, de The Competitive Intelligence Unit, destacaron que este año fue de importantes cambios en las telecomunicaciones mexicanas.

Hubo “anuncios de grandes montos de inversión en infraestructura, compra y consolidación de operadores”, como la de AT&T, que adquirió Nextel México y Iusacell-Unefon, y la fusión de Alestra con Axtel.

Además se eliminó la larga distancia nacional, el roaming nacional y el internacional en Estados Unidos y Canadá, y se introdujeron nuevos esquemas tarifarios con una mayor canasta de servicios a menores precios.

“Todo ello se ha traducido en una reconfiguración de incentivos y condiciones de competencia efectiva al interior de los mercados de este sector, a la vez que ha detonado una rampa descendente de precios de los servicios”, como en la telefonía móvil.

Según Piedras y Hernández, “se espera un cierre de año favorable en torno a los beneficios que genera la rampa descendente de precios que experimentan las telecomunicaciones mexicanas, la promesa de inyección de mayores recursos de infraestructura, así como el aumento en la canasta de servicios ofrecidos”.

Son los primeros efectos de la reforma constitucional en telecomunicaciones.

Con independencia de lo anterior, el subsector de telecomunicaciones no sólo crece por encima del avance del PIB, sino que durante el tercer trimestre del año se expandió a una tasa de doble dígito.

Ojalá que en 2016 haya más competencia e inversiones para verlas reflejadas en una mejoría en los precios y la calidad de los servicios.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
El peor escenario para México
¿Algo qué celebrar de 2015?
¿Por qué México no puede crecer más de 3.0%?