Opinión

El pensamiento político de Daniel Servitje

 
1
 

 

Daniel Servitje

Tuve el privilegio de ser guiado por Daniel Servitje, el miércoles, por una de las plantas icónicas de Grupo Bimbo, la de Santa María Insurgentes, cerca de La Raza, donde el grupo nació hace 70 años.

Daniel me mostró con particular interés el ala correspondiente a las tortillas de harina. No hay otro lugar así en el mundo; es la más grande, me dice.

En el camino me relató que acaba de adquirir un terreno para establecer un gran centro de distribución en Azcapotzalco, que garantizará la viabilidad operativa de la empresa durante los siguientes cincuenta años. ¿Es eficiente tener una fábrica de conchas y tortillas en medio de la ciudad? Sí, me respondió, por la densidad poblacional, mientras me mostraba una banda que con succión de aire chupa las tortillas precocidas Tía Rosa y las mantiene casi a 90°, perpendiculares al suelo.

Frente a las cámaras Daniel destila naturalidad, optimismo, buena onda. Antes de nuestra entrevista tuvo un desayuno íntimo, “significativo y memorable”; donde el propio Lorenzo Servitje, de 97 años, tomó el micrófono por un par de minutos.

Daniel, delgado y en forma, confiesa que de los diez mil productos de su empresa lo que más disfruta él son las tortillas precocidas, las “que se inflan en el comal”, y no escatima en defender su punto frente al eterno (y equivocado) ataque que asocia a Bimbo con la obesidad: “es una responsabilidad de toda la sociedad, un problema multifactorial”. Refiere datos: “en el caso de la panificación los per cápitas han disminuido y la obesidad ha crecido”. Dispara: “este es un país que se está volviendo más sedentario día a día y tenemos que hacer un esfuerzo por gastar nuestras calorías”.

Servitje es ambicioso, quiere continuar dirigiendo Bimbo y busca más que duplicar el tamaño de su empresa para los siguientes 70 años; “somos una empresa que reinvierte entre 70 y el 80 por ciento de sus utilidades”.

¿Y cómo es la vida privada del esbelto Servitje? “Somos gente trabajadora; trabajamos de sol a sol. Yo me doy tiempo para hacer ejercicio diario. Trato de comer balanceado pero me encanta el pan dulce, como le encanta también a mi papá con sus 97 años. ¡Hoy no paraba de comer! Somos personas comunes y corrientes. Atendemos a nuestra familia; queremos a nuestros amigos; y nos damos tiempo para viajar, para ir al cine; para leer y para tener eventos donde bailar…”

Sobre el país y la política me dice las mejores frases, pensando quizá en 2018: “Estamos bendecidos por grandes oportunidades… Está en nuestras manos apuntalar todo lo que se ha construido en este sexenio y los anteriores… Quiero ver a México como un país moderno; un país anclado en el Estado de derecho y con instituciones de clase mundial”.

Twitter: @SOYCarlosMota

Coorreo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Y si me tachan de neoliberal… que me pongan a encabezarlos
México vs. Brasil: 'Olha que coisa mais linda'
Los 17 muertos que a nadie importan