Opinión

El Partido Republicano ha ido demasiado lejos como para darse la vuelta ahora

 

 

1
 

 

Krugman. El Partido Republicano ha ido demasiado lejos como para darse la vuelta ahora.

Supongo que siguen habiendo algunas personas que esperan el estallido de la burbuja de Donald Trump ¡en cualquier momento! Pero sigue sin darse. Y cada vez se vuelve más factible que llegue hasta la nominación presidencial republicana. ¿Por qué?

Una respuesta -probablemente la más importante- es lo que Greg Sargent, de The Washington Post, ha estado enfatizando últimamente: la mayoría de los votantes republicanos realmente apoya las posturas políticas de Trump.

Después de todo, simplemente está diciendo abiertamente lo que los candidatos convencionales han implicado durante años con insinuaciones; ¿cómo se supone que van a saber los votantes que esto no es lo que se debe hacer?

Sin embargo, agregaría una observación casual: en este momento Trump ha sido el favorito durante tanto tiempo que se dificulta mucho ver que sus partidarios repentinamente pierdan la fe en él. Eso sería demasiado vergonzoso.

Tenga en mente que la vergüenza, y el deseo de evitarla, son fuentes de motivación enormemente importantes.

Basta con considerar lo que le ha pasado a tipos supuestamente inteligentes que pronosticaron hace seis o siete años que las tasas de interés aumentarían y que veríamos una inflación descontrolada. Casi ninguno ha admitido haberse equivocado o que debía haber estudiado más. Más bien, muchos de ellos -especialmente los académicos- se han obsesionado aún más con afirmar que de alguna forma estuvieron en lo cierto o han estado intentando destrozar la reputación de los que acertamos. A nadie le gusta parecer ignorante y la mayoría de la gente se esfuerza muchísimo por convencerse a sí misma de que no lo es.

Ahora, piense en alguien que ha apoyado a Trump desde el verano.

Para que estalle la burbuja de Trump, mucha gente así tendría que darse un golpe en la frente y decir: “¡Vaya, no es una persona seria! ¿En qué estaba yo pensando?”.

Muy pocas personas hacen ese tipo de cosas. Alguien que ha pasado meses apoyando a Trump pese a las denuncias de los círculos establecidos -algo así como un tercio de los republicanos- se esforzará muchísimo para no admitir que fue un tonto. En este punto, esas personas insistirán en que cualquier informe negativo sobre Trump es producto de los medios convencionales hostiles.

De hecho, la mera durabilidad de Trump hasta ahora probablemente lo volverá altamente resiliente en los próximos meses.

Todo esto sugiere que incluso si la candidatura de Trump finalmente declinara, es probable que su apoyo no fluya hacia un candidato del círculo establecido, sino hacia otra persona ajena.

Todo el que conoce bien al senador Ted Cruz lo odia. En este ambiente, eso probablemente mejora su atractivo.

Por supuesto, las elecciones generales serán muy distintas. Pero se está volviendo muy difícil ver cómo el círculo establecido republicano reafirmará su control.

Twitter: @NYTimeskrugman

También te puede interesar:
La caída de Roma: poniendo las cosas en claro
Un proyecto dispendioso tiene prioridad sobre la salud pública
Una perdurable (y falsa) narrativa sobre el Estado benefactor