Opinión

El parricidio de Ivonne

       
1
      

     

Ivonne Álvarez. (ilustración)

La candidata del PRI al gobierno de Nuevo León decidió, o decidieron por ella, lanzarse al cuello de su padre político, el gobernador Rodrigo Medina, y eso probablemente le va a costar que pierda las elecciones.
Ella es una creatura de Rodrigo Medina, sin el cual no habría llegado al Senado ni mucho menos sería ahora la candidata del PRI al gobierno de Nuevo León.

Su “deslinde”, por tanto, no puede ser creíble y le añade un defecto a la joven aspirante: la capacidad de traición.

Los parricidios, en política, generalmente conducen a la pérdida del poder.

Desconozco si es verdad todo lo que publica un medio de comunicación acerca de Medina, pero no queda duda de que se trata de un encono casado entre esa casa editorial y el actual mandatario neoleonés.

El deslinde de Ivonne, al sumarse a la acusación de “padre incómodo” que se hace al papá del impulsor de su carrera política, el gobernador del estado, da carta de veracidad a todo lo que se ha publicado acerca de él.

Pero ella no es ajena a ese grupo político, sino que es su abanderada, y la gente no se chupa el dedo al creer que llegó del planeta Marte a la candidatura al gobierno del estado.

Ivonne se puso del lado de los que atacan a Rodrigo Medina sin entender que lo hacen para atacarla a ella y bajarla de las preferencias electorales.

En lugar de dar la batalla por lo que es y representa, Ivonne Álvarez se sumó a los ataques contra Medina.

Con esa lógica, mejor que gobierne la oposición y no una arrepentida de última hora.

Su parricidio va a derivar en suicidio.

Quienes le aconsejaron a Ivonne Álvarez apuñalar a su mentor Medina no han entendido los ejemplos de la historia reciente.

Cuando Zedillo cometió parricidio con Salinas, el final de la historia fue la entrega del poder. Si el mismo gobierno priista le dijo al país que ellos habían matado a Colosio, a Ruiz Massieu, que se robaban los bancos y eran beneficiarios del narco, así debe ser.

Los artífices de esa campaña de linchamiento llevaron a su partido a la derrota electoral. Eso va a ocurrir con Ivonne Álvarez, quien aconsejada por sus estrategas nos dice que todo lo que se escribe y comenta de Rodrigo Medina y su padre es verdad.

Cuando en la campaña de Al Gore se decidió que el candidato demócrata tomara distancia del entonces presidente Bill Clinton, el ganador fue su rival George Bush.

Una cosa es mostrar personalidad, ideas propias y un sello particular, y otra muy distinta es hacer lo que hizo Ivonne Álvarez en Nuevo León: renegar de lo que representa.

Se va a poner interesante el 2018.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
El "periodismo bueno" que protege a Ebrard
Quieren manchar con fuego las elecciones
Peña Nieto, Ebrard y la comentocracia oportunista