Opinión

El paraíso de las fritangas

 
1
 

 

ME Food Trucks

“Entrepreneur” es el nombre “chic” con el que se identifica en nuestra época al individuo que emprende un negocio por propia cuenta, con todos los riesgos que lleva implícito y las amplias posibilidades de fracaso que vienen de la mano.

Con las altas tasas de desempleo o de subempleo que abultan los índices oficiales y extraoficiales, y el amplio bono demográfico del que todavía se beneficia nuestro país, constituye esencial el lanzamiento de políticas y acciones que favorezcan el ejercicio creativo del intelecto y la ocupación productiva de la gran juventud que compone el gran mosaico de nuestra sociedad. Apoyo incondicional al primer empleo.

No obstante lo dicho, esa decisión no puede ser absoluta ni incondicionada. A pesar del ánimo positivo y constructivo con el que se apoye la inmersión de la juventud en las actividades económico formales, la protección más amplia del interés social en la salud y el desarrollo sustentable del país desde su visión más integral, constituyen un factor preeminente que no puede pasar desapercibido ni quedar supeditado a las aspiraciones materiales de estos.

La Ciudad de México es un ejemplo viviente del caos absoluto; no sólo se trata de una urbe sucia, desordenada, insegura, con nula movilidad, contaminada, sobrepoblada y sofocada por la corrupción, sino que además es una capital cuya administración carece de perspectiva, de rumbo y de visión, de capacidad de planeación y ejecución inmediata de decisiones, para permitir lo debido o para prohibir cualquier actividad indebida; y para muestra, el nuevo negocio de comida ambulante o, para sentirnos más “in”, de los “Food Trucks”.

Dicen que se trata de furgonetas adaptadas, bien iluminadas y limpias, y con un diseño visual amistoso y moderno, en las que se prepara comida “gourmet” para jóvenes que buscan rapidez, economía y calidad a la hora de comer, sobre la base de la carencia de tiempo y presupuesto.

Otra visión podría llevarnos a suponer que se trata de un grupo de nuevos competidores, de los vendedores ya establecidos de comida callejera.

No se puede desdeñar el legítimo intento de quienes arrancan este nuevo negocio de comida ambulante en la ciudad, ni tampoco dejar de valorar la insipiente superación de la falta de salubridad bajo la cual operan los puesto y changarros en los que se ven obligados a comer miles de transeúntes, paseantes y oficinistas de la capital; sin embargo, su presencia y potencial de crecimiento constituyen un parteaguas empresarial que motiva al planteamiento de una interrogante fundamental: ¿es un negocio viable y necesario en el D.F.?

De acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional de Salud Pública, 68.5 por ciento de la población tiene problemas de obesidad y sobrepeso, que originan a su vez un 58 por ciento de la población con diabetes, un 43.2 por ciento con hipertensión arterial y un 21 por ciento de dislipidemia. Se trata de enfermedades crónico degenerativas directamente vinculadas con los hábitos alimenticios y con el sedentarismo.

La amibiasis es la tercera parasitosis causante de muerte a nivel mundial. México es un país endémico de ambiasis: 16 millones de personas son portadores de amibas y 1.3 millones desarrollan la enfermedad, que ha arrojado entre 10 mil y 30 muertes. Se halla entre una de las veinte causas principales de mortandad a nivel nacional, estando el D.F. muy por debajo de la media.

La organización Clear Air Institute coloca a México como el segundo país con mayor número de muertes por contaminación atmosférica de América Latina. En la Ciudad de México, el aire tiene una concentración de material particulado de 57.0 microorganismos por metro cúbico, lo que se encuentra casi por el doble de los entre 20 y 40 microorganismos que recomiendan la Organización Mundial de la Salud y la Unión Europea, respectivamente.

Tom Tom es una empresa dedicada a la fabricación de dispositivos de geolocalización satelital. En un informe elaborado por ésta, se indica que el Distrito Federal ocupa el segundo lugar en el tablero de las ciudades con mayor tráfico vehicular a nivel mundial, sólo por debajo de Estanbul, con un nivel de congestión del 55%, y 93% por las mañanas, hecho que ya se cataloga como una causa de estrés y bajo rendimiento laboral de manera generalizada.

El desarrollo del modelo de negocio de la comida ambulante incorpora dentro del escenario de la capital un número mayor de vehículos automotores, que se trasladan constantemente en la búsqueda de un aparcamiento en el cual proporcionar sus servicios, por los cuales se generan desperdicios sólidos y líquidos cuyo tratamiento es equiparable al de los puestos establecidos en las calles de la capital.

No se trata de un negocio más de comida, en el vasto paraíso de las fritangas, sino de una actividad que impide un desarrollo armónico y ordenado del valle de México, en el que la Ciudad muestre una cara amable, moderna y desarrollada a todas las personas que la visitan. Puestos ambulantes y changarros, o “Food Trucks”, lo cierto es que el gobierno de MAM debe hacer algo por impedir el crecimiento de la informalidad, entendiéndose por ella al comercio no establecido.

La apertura de cualquier establecimiento mercantil impone a su titular la obligación de contar con un responsable del negocio, así como con un número importante de requisitos que garantizan la legalidad y la salubridad de aquello que se realiza en sus instalaciones. La venta de productos de consumo humano obliga a la obtención de autorizaciones sanitarias por parte de dependencias locales y federales en el ámbito de la salud pública. Hoy en día, el crecimiento descontrolado de los camiones de comida amenaza con convertirse en una explotación dinámica de un negocio que ya, hoy, viene cobrando vidas: la comida chatarra. No se trata de transporte de comida, sino de una abierta cacería de espacios para establecer una venta informal de comida no sujeta a ningún tipo de control sanitario.

Es apremiante que los jóvenes encuentren una actividad lícita a la cual dedicarse y el Estado tiene la obligación de apoyar a las empresas que funden los emprendedores. Sin embargo, antes que el crecimiento de los vertederos de grasas en las alcantarillas, es más importante adoptar medidas que definan cuál es el rumbo ejemplar en el que debe crecer la capital del mañana.

Twitter:@Cuellar_Steffan

También te puede interesar:

Caminos de la lucha contra la desaparición forzada

Derecho humano a la movilidad

Treinta años de aprendizaje