Opinión

El PAN faulea a Ronaldinho (y a su historia)

La dirigencia nacional del PAN no acudió a la expulsión como medida inmediata del exsecretario de Desarrollo Social del estado de Querétaro, Carlos Manuel Treviño Núñez, por haber llamado “simio” al futbolista brasileño Ronaldinho.

Del partido humanista y decente que conocimos hace décadas, no queda nada.

Una cosa es que no hayan sabido procesar la derrota en las elecciones presidenciales, y otra muy distinta es promover el racismo, el nazismo, la corrupción y las francachelas con dinero público.

El que llamó “simio” al astro del futbol brasileño que ahora juega en nuestro balompié, no es un simple militante de ese partido que estaba bajo los efectos de alguna sustancia tóxica, sino que fue nada menos que el secretario de Desarrollo Social de la pasada administración panista en la entidad.

Subió su descarga racista contra Ronaldinho a su página de Facebook, lo que revela que lo hizo con premeditación. Eso tiene en la cabeza. Y nos enseña también que cuenta con un público dispuesto a celebrar sus agravios raciales.

Acción Nacional lo debió haber expulsado de inmediato, y no lo hizo. El que calla otorga. Es un partido sin reflejos para defender lo que fue su esencia: el humanismo cristiano.

Ahí sigue como militante del PAN el exfuncionario de la delegación Benito Juárez, Pedro Torreblanca, quien escribió en redes sociales que “los perredistas son más prietos de piel que nada, jodidos, rojillos y sin varo. Arriba los mexicanos de raza blanca y clase alta”.

Tampoco es un don nadie este panista que se presume superior a los que no son de su color. Se trata de un exdirigente del PAN capitalino y exfuncionario de la delegación que gobiernan en el Distrito Federal.

En noviembre del año pasado, miembros de la rama juvenil panista del estado de Jalisco, crearon el Movimiento Mexicano del Trabajo, que es una organización neonazi.

Manuel Escobedo Ceballos, panista de Chihuahua, se caracterizó como Adolfo Hitler.

Óscar Sánchez, presidente del PAN en el Estado de México, se presenta en redes sociales como un admirador de Hitler.

Este dirigente Óscar Sánchez fue uno de los señalados, junto con el exlíder estatal del PAN, Ulises Ramírez, por vender candidaturas a diputados en un millón de pesos.

Hubo denuncias concretas de la venta de candidaturas, con denunciantes a los que se les pidió esa cuota, y otros que la pagaron y no recibieron el beneficio de su mordida. No pasó nada.

¿Dónde está la dirigencia nacional del PAN?

Sus piezas clave en el Congreso han sido señaladas, con nombres y apellidos, de pedir porcentajes a alcaldes panistas para beneficiarlos con partidas presupuestales para obras en sus municipios.

Todo ese cochinero hay en el PAN. Está hundido sin que ningún adversario le haya disparado una sola acusación.

Estelas

Con un concierto en homenaje a José Revueltas y un seminario internacional sobre prioridades socioeconómicas, el rector general de la Universidad Autónoma Metropolitana dará cerrojazo a los festejos de los 40 años de la fundación de esa casa de estudios. Esto nos recuerda que en el país no se crea una universidad nacional desde hace 40 años, mientras se sigue acumulando el número de jóvenes sin acceso a la educación superior, a pesar de tener promedio y méritos para acceder a ella. Felicidades a la UAM.

Twitter: @PabloHiriart