Opinión

El país feliz de Peña Nieto en 2018

1
 

 

Estadio Azteca

Más de tres personas me han dicho en los últimos días que corre con fuerza la versión de que México se podría convertir en un serio candidato para sustituir a Rusia en la elaboración de la Copa del Mundo 2018. Y que la crisis de la FIFA tiene un motivador clave: reponer el proceso para dejar a Rusia fuera. Ese escenario dejaría a un grupo de tres o cuatro países para sustituirle. Son naciones que deben tener infraestructura logística y deportiva de primer nivel para organizar un Mundial en tres años. Entre ellos estaría México.

Estadios, plantean, ya tenemos. El Azteca sería remodelado, para reducirle el aforo. De hecho ya hay propietarios de palcos que han recibido documentos con los proyectos para la reconfiguración de lo que actualmente ocupan. El nuevo Estadio Azteca estaría listo para 2018 y tendría palcos cuyos derechos no serían a perpetuidad, sino a un plazo corto, de cinco años por ejemplo. Otros estadios de buen nivel serían el de Santos, el de Gallos, el de Chivas, el de Rayados

Este es el escenario del país feliz que dejaría Peña en el año 2018. Por increíble que parezca, y a pesar del ánimo de desasosiego actual por la crisis de violencia y falta de credibilidad por los conflictos de interés y la percepción de corrupción, el presidente entregaría un país en bonanza, creciendo, con una percepción generalizada del éxito que prometió en campaña. Para lograrlo, se materializaría una visita del Papa Francisco que reanimaría a la sociedad en 2016 o 2017. Finalmente se inauguraría la primera fase del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, con al menos dos pistas, listas para que decirle al mundo que estamos listos para la Copa Mundial. ¿Un pilón? Antes de que termine el sexenio se lanzaría la candidatura para que una ciudad mexicana sea sede de los Juegos Olímpicos.

México ya es de los países más felices del mundo. El Happy Planet Index nos arroja en la posición número 21, bien arriba de países desarrollados (pero “infelices”) como el Reino Unido (posición 41), Alemania (46), España (62) o Estados Unidos, donde la infelicidad es tal que ocupa el lugar 102. Este índice lo elabora la New Economics Foundation. El país más feliz del mundo es Costa Rica. El más infeliz, Dinamarca.

Copa del Mundo, Papa y aeropuerto son los ingredientes del México imaginario de 2018. Si a esto añadimos que la economía crezca 4.5 por ciento ese año, y que nos inunden inversiones extranjeras, seremos la gran historia de la década: nación que tocó fondo y salió de su noche obscura. Pero al nuevo gobierno le tocaría reformar integralmente al Poder Judicial, que seguiría siendo la bomba de tiempo si la administración de justicia sigue sin ser imparcial ni expedita.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Estos 3 graves problemas no se resolverán este domingo 7
La inutilidad de los 'think tanks' en México
Videgaray detonará hoy agenda de innovación en París