Opinión

El padre de la criatura

Estamos seguros de que nadie en su sano juicio diría NO a que aumente el salario mínimo, que hoy está en 67.29 tristes pesos, según la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

El tema en sí mismo es muy taquillero si se considera que el actual minisalario alcanza para muy poco y que se requiere de varias veces esta cantidad para sobrevivir.

Como botón de muestra, un kilo de carne de res anda por los 118 pesos y el kilo de carne de puerco en 90 pesos, así es que usted dirá.

Por eso la propuesta de Gustavo Madero para llevar a la consulta popular este tema no deja de ser un atractivo electoral muy apetitoso.

Lo curioso del caso es que el tema de los salarios lo puso en la agenda el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Mancera, y ya después el propio gobierno federal, a través del secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, lo vio con buenos ojos.

Pues con un asunto tan relevante, seguramente más de uno va a querer quedarse con la paternidad de la propuesta, la que sea.

Por lo pronto, la próxima semana estará en la palestra, pues se realizará un evento internacional sobre el tema organizado por el GDF al que van a ir todos los involucrados y en el que Salomón Chertorivski estará como director de orquesta.

Petroleros con aumento


En lo que son peras o manzanas, en el tema de los pasivos laborales de Pemex, el sindicato petrolero que encabeza el amante de los buenos relojes, Carlos Romero Deschamps, ya consiguió un aumento que ya integrado con prestaciones será de 5.9 por ciento, que no está nada mal para estos tiempos.

Aunque el sindicato todavía va a intentar cambiar el dictamen de la reforma en el tema de pasivos laborales, el peor de los casos para ellos es que no pase nada, pues la redacción que está no los obliga a hacer ningún cambio en su contrato Cclectivo.

Eso será sólo si quieren pasarlo a deuda pública, pero si no, allí se la irán llevando, como ha sucedido en las últimas décadas.