Opinión

El otro Polanco

 
1
 

 

Polanco

Por décadas Polanco ha sido el ejemplo de la concentración histórica del mercado residencial, las grandes avenidas de lujo, la hotelería y desde luego el resurgimiento de grandes proyectos.

Justo a un costado, y 25 años atrás, la salida a la actividad industrial de tres predios de General Motors dio vida a lo que se ha levantado en las Granadas o Nuevo Polanco, como comercialmente se ha denominado la zona.

Campos Elíseos, Masaryk y Ejército Nacional son las arterias que han soportado la evolución de los últimos tiempos. A éstas se han unido Río San Joaquín y Cervantes Saavedra.

Recordemos la nueva etapa de Antara, la remodelación de Moliere 222 y sinnúmero de pequeños espacios comerciales en Masaryk. Todos acompañados de proyectos verticales habitacionales de lujo, como lo que se levanta en Tres Picos y la emblemática Rubén Darío.
Esta inclusión reciente ha abierto el camino para nuevos proyectos relevantes como los verticales de vivienda media y media alta, Plaza Carso, Punto Polanco, proyectos como la que será la nueva Embajada de Estados Unidos y lo que este jueves se inaugurará en el área comercial en Miyana.

El centro comercial de usos mixtos integra dos torres de oficinas, tres torres de departamentos que han rebasado niveles históricos de precios y el centro comercial, ubicado en la planta baja, que en conjunto han sumado a la zona 522 mil metros cuadrados, tras una inversión conjunta de siete mil millones de pesos.

El centro comercial tendrá más de 27 mil metros cuadrados rentables en los cuales habitarán marcas como Cinépolis, Office Depot, el nuevo formato exclusivo de Soriana, The Home Store, Radio Shack, Panda Express y restaurantes como Trattoria Alfredo, El Bajío, Sonora Grill y Food Central, la marca propia de Grupo Gigante.


Para Gigante Grupo Inmobiliario, que participa con 42 por ciento del proyecto, y la Inmobiliaria Conjunto Palacio, la apertura del área comercial es un avance representativo de lo que se vive en esa zona de la ciudad. Sin embargo, el complejo será terminado al 100% en 2019.

Se trata del proyecto inmobiliario de mayor representatividad, diseñado por el despacho Legorreta + Legorreta, que deja al paisaje urbano un trazo mexicano contemporáneo.

Además en el complejo se incorporaron distintas medidas de preservación al medio ambiente, con lo cual está siendo avalado por la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) ND y Neighborhood.

Lo anterior representa que se han incorporado paneles, muebles sanitarios ahorradores de agua, generación de energías renovables in situ, controles de iluminación de máxima eficiencia, materiales reciclados no contaminantes, plantas de tratamiento, centro de recarga de autos eléctricos, estación para ecobici y un total de 7,892 cajones de estacionamiento.

En la última etapa se incorporarán una Torre de 25 pisos con área comercial y 64,000 metros cuadrados de espacios corporativos.

El movimiento que éste tipo de proyectos generará en su operación total, sin duda seguirá siendo un reto para las autoridades de la CDMX. Para cualquiera que transite por la zona está claro que la movilidad es todo un tema, que la convivencia de la población con los nuevos proyectos y la infraestructura urbana están siendo desbordados.

Una vez más, se ve que el progreso debe ser acompañado de una planeación urbana robusta que logre enfrentar los retos que hacer ciudad representa. No hacerlo significará grandes costos al tejido social de la población permanente y flotante de la zona.

Distintos intentos se han venido trabajando desde SEDUVI, lo cierto es que el desarrollo inmobiliario seguirá representando un reto cambiante para la ciudad.

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

La vivienda está de regreso

Newmark Grubb Knight Frank cierra apuesta

Riesgo y largo plazo