Opinión

El otro 'mirreynato', el original

 
1
 

 

Cruz. (avanzapormas.com)

Se ha vuelto cosa común analizar al mirreynato. Desafortunadamente a raíz de ejemplos tan ominosos como el de #Lordmelapelas se ha encapsulado este concepto. Se piensa que los mirreyes son ese grupo de privilegiados que vive entre Huixquilucan y Santa Fe, cuyo culmen se materializa camino a Toluca.

Pero hay otro mirreynato más profundo y de hecho más pernicioso que el anterior.

Se trata del ‘mirreynato original’ o ‘mirreynato de las buenas costumbres’, caracterizado por ser ampliamente aceptado por grandes capas de la sociedad. Es el mirreynato auténtico, no la copia chafa de los prepotentes con guaruras que hemos visto en Periscope o en Youtube. El mirreynato original pertenece a los privilegiados desde antes de la Revolución; a los heredados; al linaje.

El mirreynato original es el México de las castas; el de los ricos de apellido compuesto y las nanas con las que crecieron toda la vida. En este mirreynato prevalece la buena educación, las buenas costumbres, las buenas maneras y hasta la preocupación por la gente de servicio, a la que siempre se cuida, pero que nunca se sentará en la misma mesa.

En este mirreynato hay un valor fundamental: temor de Dios. Ese atributo nutre todo lo demás. En consecuencia, nunca hay que ser presumido, sino discreto. La buena educación se mama. Los miembros de este mirreynato ven como nacos a los del mirreynato secundario, y saben que estos últimos nunca serán como ellos, por más que se esfuercen, ni aunque conozcan al gobernante local en turno.

En el mirreynato original los patrones suben por la escalera principal, mientras que la servidumbre por la de servicio, y nadie se escandaliza.

Las adolescentes son preservadas para casarse, independientemente de que atiendan la universidad.

Todo mundo sabe que su trabajo será cuidar niños. En este mirreynato los jóvenes varones son impulsados para ir a una universidad Ivy League y, si su cociente intelectual supera las 75 unidades, heredarán.

En el mirreynato original la patrona –que suele ser miembro de una fundación para aliviar los efectos de un huracán o favorecer alguna comunidad chiapaneca– desarrolla una relación solidaria con la muchacha. Se involucra con ella, con sus hijos y sabe alguna que otra historia de su pueblo en Hidalgo o Morelos. Valora su lealtad y la premia. Ambas se ven reflejadas en la telenovela de las 6:00 de la tarde.

En ocasiones llorarán juntas. Tras cada vacación, la muchacha le traerá de su pueblo mandarinas, higos o productos locales. Se quieren.

El mirreynato original no va a cambiar porque se aprueben más leyes de transparencia, rendición de cuentas o conflicto de interés. Tampoco cambiará si gana AMLO en 2018. El mirreynato original es cultural.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Urge que EPN se sume a los ciclistas
Siete ideas a favor del caviar y el champán
El doloroso caso de Brasil