Opinión

El otro candidato a la Suprema Corte

1
    

   

Medina Mora participa en la 26 Reunión Anual de Embajadores y Cónsules que se realiza en el DF. (Cuartoscuro)

Hay un personaje expectante al debate sobre la propuesta de Los Pinos para hacer ministro o no a Eduardo Medina Mora, el polémico exabogado de la nación que echó mano de la figura de testigos protegidos que permite a delincuentes confesos recuperar con rapidez su libertad a cambio de delatar a otros. Ese espectador se llama Raúl Cervantes, expresidente del Senado, pues será la siguiente propuesta del presidente Enrique Peña Nieto.

Eso ocurrirá una vez que Juan N. Silva Meza y Olga Sánchez Cordero cumplan su ciclo en noviembre de este año.

La propuesta del embajador Medina Mora a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, máximo tribunal constitucional del país y cabeza del Poder Judicial de la Federación, generó inconformidades en la política y al interior de la Corte al considerar que la integración de un subalterno del presidente no garantiza la división de poderes. Pero como adelantamos aquí, las negociaciones con el PAN avanzaron y este mismo martes el nombramiento podría ser votado.

Raúl Cervantes, a quien Peña Nieto delegó a finales de 2013 la responsabilidad de conducir las discusiones y aprobación de la reforma energética, pidió licencia como senador una vez cumplida la misión y anunció su retiro de la política para supuestamente dedicarse a la docencia e investigación.

Sin embargo, tenía su plan. Consistía en cumplir con los requisitos para ser candidato a la Suprema Corte a finales de este 2015 como se lo ofreció el presidente, pues el artículo 95 de la Constitución impide el nombramiento de personas que en el último año se desempeñaron como secretarios de Estado, gobernadores, jefe de gobierno, procuradores, diputados o senadores.

“Cervantes tiene una ventaja: que al igual que Arely Gómez (ahora procuradora de la República) dejó buenos amigos en el Senado, pero sabe que el proceso de Medina Mora será determinante para sus propias aspiraciones”.

Lo anterior lo dice un legislador del PRI que a menudo habla con el expresidente del Senado, quien dio tranquilidad en la Presidencia a partir del amurallamiento de la sede legislativa y alquiler, para toda la Legislatura, de habitaciones en los hoteles aledaños al inmueble de Reforma e Insurgentes. Así enviaba señales de que la reforma más importante del sexenio iba para adelante

Aunque fue en la transición del gobierno de Calderón cuando se llevó a cabo el proceso en el que Alberto Pérez Dayán y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena resultaron electos, el primero fue impulsado por Calderón y el segundo –proveniente del SAT– por Peña Nieto, por lo que el caso de Medina Mora es la primera propuesta oficial que hace el presidente y de cumplirse la postulación de Cervantes entonces Los Pinos tendría al menos tres de 11 ministros.

10 SEGUNDOS… Quedó al descubierto la mano del gobierno de Aristóteles Sandoval de Jalisco en la candidatura “independiente” del payaso Lagrimita. Es parte de una estrategia bien orquestada con miras a la gubernatura, pero no para que llegue el cómico sino para debilitar a Enrique Alfaro, el excandidato a gobernador por Movimiento Ciudadano que estuvo a nada de ganarle a Sandoval y que ahora va por la alcaldía de Jalisco para luego ir otra vez por la gubernatura. ¿A quién ganaste? A un payaso. Eso seguirá después.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
Un respiro para Medina Mora
El PRI sin defensores de los derechos humanos
'Escuela de charlatanes estéticos'... ¿Y Chuayffet?