Opinión

El nuevo sistema de justicia penal

 
1
 

 

Pedirán un mayor presupuesto para mejorar la impartición de justicia. (Archivo/Cuartoscuro)

Para entender el nuevo sistema de justicia penal en México es necesario recurrir a los hechos. El 18 de junio, día de su entrada en vigor a nivel nacional, el primer caso atendido en la ciudad de México fue el de una mujer de 68 años de edad, a la que le robaron su celular a mano armada en calles de la delegación Gustavo A. Madero.

Uno de los delincuentes fue detenido por elementos de la Policía Bancaria e Industrial y presentado ante un juez de Control, el cual es el encargado de determinar si la detención fue legal o ilegal. Con la presencia de la víctima, asistida por dos asesores jurídicos y representada por dos agentes del Ministerio Público, avaló la captura y resolvió vincularlo a proceso.

Al sujeto se le decretó prisión preventiva por ser un delito con arma de fuego y se determinó un periodo de 30 días para las investigaciones.

Terminado el plazo se realizará la audiencia intermedia, en ella, el Ministerio Público y la defensa presentarán sus medios de prueba. Con ellas, se dicta el acto de apertura a juicio oral y se cita, en un periodo de 20 a 60 días, al juicio.

Celebrado el juicio se dicta la pena y la reparación del daño. Todo el proceso debe durar un periodo máximo de tres meses. En el modelo anterior, esto podría durar años.

Tenemos que aclarar un punto. Si el robo del celular hubiera sido sin violencia, el probable responsable se presenta al Ministerio Público y ahí, si la víctima está de acuerdo, se inician los mecanismos alternativos de solución de controversias, como la mediación, se repara el daño y termina el proceso. Si el caso se fuera a juicio, al ser sin violencia, el detenido no sería llevado a la cárcel.

Así opera el nuevo sistema. Reconocemos que su aplicación no está exenta de dificultades, pero para superarlas es fundamental conocer su funcionamiento, para no dejarnos sorprender.

Por ello, hemos puesto a disposición de la gente el 5533 5533 en la Ciudad de México, y el *5533 en el resto del país, para poder conocer el proceso. Si tienes duda, marca a cualquier hora, cualquier día, para que sean aclaradas.

También te recomendamos asistir a las salas de juicios orales y que observes, de primera mano, cómo se desarrollan los procesos, porque en su carácter público, en su transparencia, priva mucho de su desarrollo sin el fantasma de la corrupción.

Recuerda que una sociedad informada es menos manipulable.

Fortalezcamos la comunicación en el nuevo sistema para generar un verdadero proceso de justicia y reparación del daño, que es lo que hemos buscado los mexicanos por años.

Twitter: @LuisWertman

También te puede interesar:
Justicia en serio
A votar
Cultura de Paz