Opinión

El nuevo estímulo monetario en Japón y el peso mexicano


 
Joel Virgen *
 
 
Pese al difícil inicio de semana para el peso, consideramos que ahora existe un mayor espacio de fortalecimiento de la divisa mexicana que el que anticipábamos todavía hace un mes.
 
Los factores, tanto locales como externos, favorables a una revaloración del peso, continúan en pie. De hecho, recientemente se les ha añadido otro factor, el esfuerzo cuantitativo de Japón. No obstante, con esto también se ha incrementado la posibilidad de observar acciones, por parte de las autoridades locales, congruentes con una moderación en el ritmo de fortalecimiento del peso.
 
A favor de la robusta cotización del peso frente al dólar continúan 3 factores importantes: Primero, el positivo desempeño relativo de la economía estadounidense, favorable al peso, debido a la fuerte dependencia económica de México a esa economía.Segundo, la Fed sigue inyectando liquidez a los mercados, lo cual, en un clima de relativa baja aversión al riesgo, es favorable a la búsqueda de rendimientos en mercados como el mexicano.Tercero, el buen momento de reformas estructurales a nivel local ha robustecido el renovado interés por México.
 
Los factores arriba mencionados nos han acompañado en los últimos meses, reflejándose en un fortalecimiento del peso, que hasta hace poco nos llevaba a anticipar niveles de referencia de corto plazo para la divisa mexicana frente al dólar de 12.2 unidades.
 
Sin embargo, el sorpresivo anuncio por parte del Banco Central Japonés (BCJ), relacionado con un esfuerzo sin precedentes en materia cuantitativa, ha modificado de nuevo el escenario financiero a nivel global.
 
En específico, pensamos que el programa del BCJ será congruente con un reforzamiento en el proceso de búsqueda de rendimientos a nivel internacional, beneficiando a activos en los mercados financieros emergentes, México incluido.
 
En este contexto, ahora anticipamos que el peso podría tener espacio de apreciación hacia niveles de 12 unidades en el corto plazo (horizonte de tres meses), y en congruencia hemos modificado también nuestro estimado de cierre de año a 11.8 desde el anterior 12.1.
 
En este punto, y desde este nuevo contexto, es importante también señalar que el espacio de fortalecimiento adicional del peso estaría acotado por la mayor probabilidad de que las autoridades opten por aplicar un esquema congruente con una desaceleración del ritmo de apreciación cambiaria. Lo anterior, debido a que la posibilidad de que el tipo de cambio se adentre en niveles inferiores a los 12 pesos por dólar podría implicar un clima financiero menos acomodaticio.
 
Aunado a lo anterior, continúa como factor de acotamiento del fortalecimiento del peso la posibilidad de que la Fed anuncie una desaceleración en el ritmo de expansión de su hoja de balance hacia mediados de este año, y un alto entre finales de 2013 y principios de 2014. Es por los dos factores anteriores que no coincidimos con la siguiente meta psicológica de los fieles al análisis técnico en 11.50.
 
* El autor es subdirector de estudios macroeconómicos y de mercados en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex
Twitter: @joelvirgen