Opinión

El nuevo entorno global impactará fuerte en México

14 noviembre 2017 10:20
 
1
  

 

Población.

Se tomarán decisiones importantes en nuestro país en los próximos meses que deberían considerar los cambios que están sucediendo en la economía global. El nombramiento del nuevo gobernador del Banco Central y de los distintos candidatos a los puestos de elección popular,  incluido el presidente de la República, legisladores, gobernadores y presidentes municipales. Los resultados de las siguientes elecciones también tendrán un impacto importante en la vida diaria de todos los mexicanos, ya que deberán de enfrentar un entorno internacional que cambia de manera acelerada.

Capaces y probos funcionarios que puedan entender el nuevo escenario significarán un avance en nuestra economía, pero malas o tardadas decisiones implicarán un deterioro en el nivel de vida de millones de personas.

El pretender que lo que suceda allende nuestras fronteras no tiene impacto aquí es absurdo, cuando nuestro país es uno de los más abiertos al comercio internacional, ya que nuestras exportaciones representan la tercera parte del PIB, las importaciones un porcentaje parecido y los movimientos de capitales otro tanto. Por otro lado, más de la décima parte de nuestra población vive fuera de nuestro territorio nacional y un porcentaje mayor subsiste con las remesas de los braceros que trabajan en el extranjero.

Entre algunos de los retos internacionales que deberá enfrentar nuestra economía en los próximos meses y años están los siguientes:

1) Una profunda revolución tecnológica que ya tiene un creciente impacto en las sociedades, incluida la nuestra, tanto en el aspecto positivo como negativo. Entre los aspectos benéficos de la misma se encuentran la importante reducción de costos (y como consecuencia de los precios) en la producción de una gran cantidad de productos manufacturados, la aparición de nuevos mercados, artículos y profesiones que hasta hace poco no se conocían. Además, habrá una demanda adicional de trabajadores y empleados en numerosos sectores especializados.

2) Sin embargo, esta revolución tecnológica también tendrá costos en las empresas y trabajadores que no se puedan adaptar y aprovechar el nuevo entorno, lo que propiciará un mayor desempleo en diversos sectores tradicionales y en giros que se volverán obsoletos. En varios países desarrollados ya es manifiesto el ajuste que existen en sectores como tiendas minoristas, de los centros comerciales, en agencias automotrices y muy diversos servicios que no pueden enfrentar la competencia del internet. Un ejemplo muy obvio es el servicio postal, pero existen miles más.

3) Tanto los gobiernos como las empresas y las familias en los países desarrollados prosiguen con un excesivo endeudamiento, que amenaza con incrementarse derivado de la reforma fiscal que se propone en Estados Unidos. La misma provocará frecuentes 'burbujas' de precios en diversos mercados y tipos de cambio, volatilidad y distorsión de los precios relativos que no resultan de cambios en los gustos de los consumidores o restricciones en la producción, sino por problemas para la excesiva liquidez creada por los bancos centrales.

4) Eventualmente se tendrán incumplimientos en el pago de la deuda, como pasó de manera reciente con el gobierno de Venezuela o con la cadena comercial Toys “R” Us, que se declaró en quiebra. Esta cartera vencida eleva la tasa de interés que cobran los bancos a sus deudores, agravando el problema en los mercados financieros.

5) Ha cambiado el ciclo de globalización de los mercados, que se inició con la caída del Muro de Berlín y el colapso de las economías comunistas en Europa ocurrido a finales de 1989. Se pensó que la apertura comercial y un sistema democrático eran más que suficiente para el desarrollo de las distintas naciones, lo cual es insuficiente, por lo que hoy se manifiesta un desencanto social generalizado. Esto lo confirman movimientos como el Brexit, la renegociación del TLCAN, el intento separatista de Cataluña en España y otros más.

6) La caída de las tasas de natalidad en los países desarrollados impactará a las economías porque es una fuente importante del crecimiento. Es imposible sostener los niveles de vida de los países si se incrementa el porcentaje de jubilados y se reduce el de la población en edad de trabajar, sin compensarlo con inmigración.

7) Ajustar nuestra economía al nuevo TLCAN que resultará de las actuales negociaciones con Canadá y Estados Unidos, así como a la reforma fiscal que habrá en nuestro vecino del norte.

A los anteriores habrá que agregar los retos internos, que trataré en una columna futura. Los participantes en los mercados globales de capitales están muy atentos a las decisiones que se tomen en nuestro país en los siguientes meses, para ellos proceder con sus inversiones. 

* El autor es economista.

Opine usted: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
La reforma fiscal en EU sí afectará a México
Aumento al salario mínimo
Escenario económico difícil para los próximos meses