Opinión

El nombre es diversificación

 
1
 

 

Vivienda

Los modelos de negocios de las historias recientes de empresas que desarrollan vivienda y cotizan en bolsa en fecha reciente siguen dado resultados positivos, al menos hasta el segundo trimestre del año.

Los reportes que Vinte, Ara, CADU y Javer presentaron en días pasados a la comunidad bursátil en este período confirman que los segmentos del mercado con mayor posicionamiento y desarrollo de nuevos proyectos son el residencial, residencial plus y en menor medida la media e interés social.

Es por ello que en este período las empresas de reciente bursatilización empiezan a ubicar en un sitio distinto en sus resultados a la vivienda de interés social. Y no sólo es cuestión de temporalidad, desde 2014 fue evidente la menor participación de las empresas ante la reducción de los subsidios gubernamentales.

Sólo la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) redujo al primer trimestre de 2017, 47% sus subsidios en función de lo generado en la materia en igual período de 2016. Para ubicar esta dinámica observe lo ocurrido en la ciudad de México al cierre de la primera mitad del año. Período en el que las más de 46 mil unidades en edificación se
concentraban en precios por arriba del segmento medio.

Más allá de la territorialidad, el precio de la tierra y los vacíos en las normas de edificación, es increíble que persista una enorme brecha en los precios de la vivienda, principalmente departamentos para un mercado que tiene un nivel socioeconómico predominante D+ y que es propietario hasta en un 62% de su casa habitación.

En suma, las ventas han caído, por el efecto devaluatorio los precios han subido, la oferta de crédito pierde su dinamismo y el déficit continúa sin mitigarse.

Bajo ese escenario, Vinte reportó un incremento de 3.1% en sus ingresos y de 5.1% en utilidad neta en el segundo trimestre. Para la desarrolladora, la volatilidad y los recortes presupuestales fueron la causa de un menor dinamismo. Y fue su estrategia de enfoque en la vivienda media, la que permitió mantener números positivos en el período.

Cabe recordar que en fecha reciente consolidó la integración de su estrategia financiera, con acciones como colocar 500 millones de pesos en deuda de largo plazo a través de dos emisiones de certificados bursátiles, mismas que le permiten tener un apalancamiento de 1.65 veces de su deuda neta.

Además de que su diversificación en ventas dejó sólo 26% de su comercialización en el mercado de interés social y 61% en
vivienda media.

Cadu por su parte, reportó un crecimiento de 27.7% en sus ingresos debido a la diversificación de su portafolio que ahora se ha mezclado con vivienda media y residencial, éste último como un segmento de reciente incorporación que ya representa el 12.5% de sus ventas en Quintana Roo, Valle de México y Jalisco, al tiempo que el uso de subsidios cayó 39.6%.

Historia importante también la tiene Consorcio Ara, que con lo alcanzado en la primera mitad del año modificó al alza su pronóstico de crecimiento anual. Sus ingresos crecieron 13.7%, que durante 12 trimestres han sido positivos.

Al igual que otros casos, los mayores crecimientos de sus ventas se ubicaron en el segmento residencial que alcanzó un incremento de 44%, mientras que el de interés social se contrajo 2.7%.

Finalmente, Javer que no especificó la distribución de sus ventas, alcanzó ingresos anuales netos en el período de 5.3%, pese a la caída en subsidios, y en todo 2017 busca escriturar entre 19 y 20 mil unidades de vivienda.

Twitter: @claudiaolguinmx

Correo: colguin70@gmail.com


También te puede interesar:
​Hipotecas diferenciadas
Oro gris y ganancias
Retail expande