Opinión

¿El mundo al revés?

 
1
 

 

ME. La debacle de los mayores partidos.

Miguel Barbosa afirmó que el PRD no puede ser el PVEM del PAN, mientras que el coordinador de los diputados del PVEM, Jesús Sesma, se abrió a la posibilidad de una alianza con Acción Nacional en 2018.
No sería la primera vez que el Verde contiende con el PAN. En la elección en que ganó Vicente Fox estuvieron aliados, además tienen razones para estar resentidos con el PRI, después de lo que sucedió con Arturo Escobar, que tuvo que enfrentar una orden de aprehensión de la FEPADE y, por lo tanto, renunciar a la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana.

Pero independientemente de las razones, es muy fácil que los políticos cambien de partidos y que los partidos se alíen con los contrarios.
¿Y por qué no? Si así es la política mexicana, llena de imágenes que se interponen unas a otras y que rayan en lo absurdo. Como las alianzas del PRI con el PT.

Por ejemplo, en la conferencia de prensa de los dirigentes del PAN, Ricardo Anaya, y el PRD, Agustín Basave, con los candidatos triunfadores de las alianzas, al levantar la mano era imposible dejar de pen-sar en cuántos de ellos habían sido priistas: Agustín Basave, y los triunfadores Carlos Joaquín, de Quintana Roo; José Rosas Aispuro, de Durango, y Miguel Ángel Yunes, de Veracruz.

Podríamos decir que estos políticos, como muchos otros, cambiaron de partido porque transformaron su ideología, pero esa no tiene que ser la razón, porque la simple alianza une a la derecha con la izquierda.
Más bien parece que desde hace muchos años, los personajes están por encima de las siglas políticas. Así es como un candidato sumamente atractivo, como Vicente Fox, atrajo al PVEM a su alianza.

Y Ricardo Monreal demostró en 1997 que si su partido, que entonces era el PRI, no lo apoyaba, el ganaría por otra fuerza política. Lo grave de esto es la confusión que dejan en los ciudadanos, que ya no entendemos las diferencias entre los gobiernos priistas, panistas y perredistas.

Casi a la mitad

Muchos nos preguntamos cómo es que volvimos al programa Hoy No Circula y que constantemente entre en operación la Fase 1 que deja a los coches con dos diferentes engomados sin poder transitar por la ciudad.

Pues comentan que la Cofepris cambió el límite de la concentración máxima de ozono en la atmósfera, lo que explica el cambio radical.
De acuerdo con una gráfica que va desde 1990 hasta 2016, tenemos que ha habido un cambio en los estándares impuestos por las autoridades.

De 1990 a 1998 el máximo admitido era de 294 puntos. De ese año a mediados de 2006 fue de 283; y así fue bajando, hasta que en este año se decidió pasar de 185 a 155 puntos de ozono.
Es decir, sí hay una explicación, además del clima, de por qué es tan difícil llegar a los estándares impuestos por las autoridades, ya que aseguran lo que se busca es tener mejor calidad del aire y de hecho se redujeron los estándares casi a la mitad, al pasar de 294 a 155.

Deuda con la Universidad de Tamaulipas

Otra Universidad que ha sido maltratada por el gobierno en turno es la de Tamaulipas, que al igual que a la de Veracruz se le deben importantes cantidades de dinero.

Aseguran que hay 4 mil millones de pesos perdidos del fondo para maestros de la universidad, que no aparecen por ningún lado y ésta será otra de las situaciones que tendrá que encarar el virtual gobernador de la entidad, Francisco García Cabeza de Vaca.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
​Ricardo Anaya en la presidencial
Lección a los gobernadores
Malos gobiernos