Opinión

Él motivó la frase “voy al Oxxo, ¿quieres algo?”

 
1
 

 

Él motivó la frase “voy al OXXO, ¿quieres algo?”

En un primer contacto da la apariencia de ser introvertido, callado. La única vez que conversamos evidenciaba con gestos la incomodidad que le produce usar corbata. Pero se trataba de un cóctel organizado entre banqueros. El contexto obligó a las formas.

Sobre algunos comportamientos, el responsable del crecimiento exponencial que tuvo la cadena OXXO la década pasada y la presente, Eduardo Padilla, sabe más de nosotros que nosotros mismos.

Por ejemplo, él conoce las seis razones por las que vamos a la tienda: Uno, la sed, que OXXO atiende con agua y refrescos. Dos, antojo, por el que compite hasta con farmacias que venden chocolates. Tres, tiempo, de ahí la práctica de facilitar los depósitos bancarios. Cuatro, hambre, en el OXXO hay tacos y toda la comida que ofrece en media ciudad su competencia. Cinco, reunión. Ya va a empezar el juego, lánzate al OXXO por hielo y cervezas. Seis, despensa, apúrate a traer unas servilletas que ya se acabaron, también trae huevos. Él sabe todo eso.

Padilla vendió alfombras durante nueve años; fue líder de Terza hasta 1996.

El hoy director corporativo de FEMSA, la dueña de OXXO, se graduó como ingeniero mecánico administrador por el ITESM, pero prefiere definirse como diseñador.

Disfruta de pensar en los complicados procesos de abrir dos o tres tiendas cada día al tiempo que las demás siguen funcionando, vendiendo. Goza con complicarse él la elaboración de la fórmula para que todo funcione y asignar tareas sencillas a quien cobra en caja o a quien rellena el refrigerador.

“Es mejor pensar y entender la complejidad para actuar sencillo, que pensar simple para actuar complicado”, es una de sus frases.

Que el OXXO funcione requiere que sus sistemas siempre cambien.

Siempre. El humilde sistema operativo de sus tiendas va en la versión 20. Comparemos: el IOS de los Iphone, en la 10.

Este hombre que domina números presume de uno en particular: cero.

No hay un OXXO igual a otro, cada uno su 'planograma'. Añadamos eso a la complejidad de operar una compañía que a juicio de Padilla se compara con un avión al que consiguieron fabricarle palancas para maniobrar.

Y sí, vuela. Podríamos destacar que sus ventas crecieron 9.0 por ciento en un año contado hasta octubre, en términos comparables.

Pero mejor veamos hacia adelante: el negocio de la gasolina.

OXXO Gas abre cuatro gasolineras por mes, principalmente en el norte del país.

Las ventas de combustible crecieron de cinco mil 600 millones de pesos en el tercer trimestre de 2015, a siete mil millones en el mismo trimestre de este año.

La rentabilidad del negocio aumenta, pero a un ritmo lento, pues OXXO Gas invierte ahora en la infraestructura de logística que soportará lo que ahí llaman una 'próxima expansión'.

Es difícil pensar en ese ritmo para quien batalla, por ejemplo, con el tráfico que requiere la logística de llegar al trabajo. Ese diario trajín que la mayoría de los clientes de las tiendas de conveniencia enfrentamos.

Para ello, Padilla también tiene una frase: “Tener disciplina te da libertad; cuando tú vives en caos eres esclavo de tus sentimientos y tus emociones, pero cuando tienes disciplina puedes hacer lo que quieres en la vida, al tener el control de ella”.

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
La actitud de Carlos Slim frente a Trump
Detrás de la ronda petrolera de hoy
La vuelta al dólar en dos años