Opinión

El misterio de los errores y omisiones

 
1
 

 

   [Bloomber] Dentro de este contexto, el peso mostró fortaleza, al presentar un comportamiento lateral.   

En un contexto de alta incertidumbre financiera internacional y un peso mexicano que ha mostrado una sensibilidad especialmente alta a dicho entorno, no pocos participantes en los mercados han buscado explicaciones a dicha sensibilidad. Así, algunas hipótesis han resultado más creativas que otras y entre ellas sobresale aquella que liga el componente de errores y omisiones de la balanza de pagos de México con la idea de 'esconder' necesidades de financiamiento externo que deberían ser sumadas al déficit de cuenta corriente. Un esfuerzo formal estadístico nos apunta en otra dirección.

La teoría nos señala que la balanza de pagos siempre está en equilibrio donde la deferencia en cuenta corriente y la cuenta financiera equivale a la variación en reservas. No obstante, en la realidad existen discrepancias que surgen de errores de medición o fuentes estadísticas o límites en la recolección y calidad de datos, mismos que terminan agrupados en el rubro de errores y omisiones sin que sean factibles de ser identificados con precisión y correctamente clasificados.

Un esfuerzo estadístico de nuestra parte revela al menos cinco puntos trascendentales.

Primero, el componente ha sido reiteradamente negativo en los últimos años, lo cual per ser podría ser congruente con necesidades de financiamiento externo sin poder ser clasificados. No obstante, también existe la posibilidad de que incluya registros de flujos no identificados por el lado de la cuenta financiera. De hecho, el resultado del componente de errores y omisiones puede ser la combinación de diversos factores.

Segundo, el componente de errores y omisiones han alcanzado niveles altos. Sin embargo, tal componente no constituye un dato aberrante tanto en términos históricos como en el comparativo internacional. Por ejemplo, mientas que el rubro de errores y omisiones alcanzó un equivalente entre 0.9 y 1.2 veces el tamaño de los balances de cuenta corriente y financiera; en el pasado ha alcanzado niveles tan altos como 39 veces el balance de cuenta corriente (primer trimestre de 2010) o cuenta financiera. Más aún, altos niveles de dicho componente no son raros en el espectro internacional.

Tercero, pruebas estadísticas de relación de corto y largo plazos revelan que la cuenta corriente y errores y omisiones no comparten ni tendencia ni patrones de mediano y corto plazos, cosa que sí ocurre con la cuenta financiera y errores y omisiones. Aún más, tal similitud se extiende hasta la esfera de la volatilidad.

Cuarto, pruebas de causalidad reiteran la ausencia de relación entre la cuenta corriente y errores y omisiones y reiteran la relación entre la cuenta financiera y esta última.

Quinto, la fuerte liga entre la cuenta financiera y errores y omisiones se ha reforzado gradualmente desde el año 2007, en específico al tomar en cuenta rubros de inversión extranjera en portafolio local.

De esta forma, un ejercicio serio de análisis estadístico nos revela que las sospechas asociadas a un eventual mayor déficit en cuenta corriente que el observado no se sostienen bajo la lupa de dicho análisis. Por el contrario, los resultados dirigen la atención hacia otro lado: el comportamiento de la inversión extranjera en mercados locales y sus retos de medición.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter:
 @joelvirgen

También te puede interesar:
Nueva baja en tenencia de extranjeros en bonos nacionales
¿Es anormal la depreciación del peso?
Se confirman salidas de capitales