Opinión

El miedo anda en carro


¿Le gusta la Equinox? Es la camioneta de GM. Supongamos que no tiene los 330 mil pesos que ésta cuesta, aproximadamente.

Por 2 mil 600 pesos al mes durante 36 meses puede usarla y al final ya se arregla con el distribuidor para ver si la compra o la cambia por una nueva y sigue en el círculo crediticio.

Ojo. La oferta no es para usted. Es para quien vive en Estados Unidos, por eso no le cuadran las cifras. Habrá de calcular todo en dólares y en el contexto de esa economía.

Lo importante: que ese sistemita funcione bien, para que usted tenga trabajo. Sí, va para usted que cobra en pesos.

Hay un problema: The Financial Times ya reportó alertas. El fantasma “subprime” está de vuelta.

Ahora, fondos invierten en canastas de préstamos automotrices de alto riesgo en Estados Unidos. Sí, tal como lo hicieron con las casas. El riesgo es tan alto, dice The Financial, que algunos créditos rondan el 20 por ciento anual de interés.

¿El lío? Pues que acá su merced hace los coches que allende el Río Bravo venden en abonos. Allá apuestan a que todos paguen. Justo así: apuestan.

¿Lo notó? La semana pasada le dijimos en este medio que la exportación de autos creció 5 veces más que la venta de vehículos en el mercado doméstico durante los primeros tres meses del año.

Mire qué coincidencia. En el sitio estadounidense de GM exhiben este mensaje: “El mes pasado más de 100 mil personas visitaron el evento Chevy Open House y se llevaron a casa un nuevo Chevy”. La fiesta ya empezó y aquí estamos para atender al marchante.

Uno de cada 5 dólares que nos entra por vender nuestras chambritas a otros países, nos llega por la venta de coches.

No es gratis. Aquí les cuesta a los estadounidenses 13 por ciento más barato que hacerlos en casa. Lo dice un reporte de Nur Cristiani, de JP Morgan.

Agradezca al talento de ingenieros como Ernesto Hernández, jefe en GM de México, pero ojo: no olvide que la pachanga es a crédito.
Postre: la acción de GM cayó de 42, a 32 dólares en lo que va del año. ¡Que no pare la fiesta!

Oportunidades Tex-Mex

Él fue torero, pero Carlos Alatorre dejó la faena y se dedicó a los negocios.

Hizo contactos que le permitieron traer hace unos 10 años a Lewis Energy para que a petición de Pemex, esa petrolera perforara la Cuenca de Burgos para buscar gas. Negocio millonario.

Él les presentó México y las dificultades de este país y sus magueyes, fueron la oportunidad de vender la idea de que aquí para no fracasar, se entra con guía que ayude a la supervivencia.

Por eso es relevante lo que hace Rodrigo Alpízar, presidente de Canacintra, quien al arranque de este mes abrió una oficina en Houston.

¿Qué quiere? Chocar las manos con los empresarios texanos asentados en esa zona y avisarles que aquí sus socios pueden ayudarles a abrir brecha en su próxima aventura con la reforma energética. Si quiere “business”, acérquese.

1
EVIDENTE:

La urgencia por elevar las ventas.

Perisur (Archivo)

Las ventas con fiestas entran. Ya muy lejos están la Navidad y el 14 de febrero. Todavía falta para el 10 de mayo. Mientras está ¡la Pascua! Ésta es ahora pretexto para ofertas de “media temporada” de hasta el 70 por ciento. Todo por revertir los malos resultados de la ANTAD.