Opinión

El matrimonio
que viene por todo

Métase a la jugada. Esto fue como si el Atlético de Madrid formara un solo equipo junto con el Bayern Munich y juntos vinieran a jugar a la liga mexicana.

Halliburton, a cargo de David Lesar, anunció ayer que inició el proceso para comprar a su rival Baker Hughes, que en México es más conocida por su filial BJ.

¿Qué hacen aquí estas dos? Perforan la tierra, cubren los pozos de cemento para extraer hidrocarburos, venden software y si a algún ingeniero de Pemex se le ofrece una boleada, consiguen quién se la dé.

Estas dos compañías, que son la dos y la tres en el mundo como empresas de servicios, compiten con la gigante Schlumberger, conducida por Paal Kibsgaard.

¿Y cómo les va? Considere lo siguiente: Baker Hughes aumentó sus ingresos 5.0 por ciento en el tercer trimestre, que totalizaron el récord de seis mil 200 millones de dólares.

En ese contexto, presumen los buenos resultados que le entrega este país que gusta del aguacate y lo ejemplifican así: 2015 lo iniciarán con un contrato en “un proyecto grande sobre tierra”. Proveerán servicios de ingeniería y un sistema de inyección de químicos durante tres años.

Aparte, la estimulación de pozos que hace Halliburton para Pemex le sirvió para aumentar 35 por ciento sus ingresos de producción en Latinoamérica en el tercer trimestre respecto al previo.

¿Parece mucho? Las ventas por actividades regionales de perforación aumentaron ¡462 por ciento! Principalmente por venta de software y consultoría en México. Y eso, sin que arranquen las reformas.

El nuevo petróleo de México

Se llama internacionalmente “tight oil” y viene tan fuerte como el “shale gas” que ahora parece el nombre de un vecino.

La traducción más cercana sería quizá la de “petróleo compactado” y para ir tomando confianza le avisamos que tiene dos características fundamentales:

Viene de rocas bien duras, muy poco porosas, como las que los estadounidenses llaman justamente “shale” y es petróleo ligero que requiere muy poca refinación para convertirse en gasolina.

Ojo, no será el único tipo de crudo que produzca México en el futuro, pero sí el que podría convertir en petroleros a algunos estados que antes no producían crudo: Coahuila o Nuevo León, por ejemplo.

Es la Agencia Internacional de Energía, dirigida por María van der Hoeven, la que prevé que la Cuenca de Burgos, entre otras, colabore a una producción diaria máxima de 400 mil barriles de este tipo de crudo, cuya extracción es más cara que la de otras reservas.

Bienvenido a la era del “tight oil” mexicano.

Twitter: @ruiztorre

1
EVIDENTE:  Adversaria a la vista

Sodastream. La empresa israelí que causó polémica por una campaña protagonizada por la actriz Scarlett Johansson, ya ofrece en México su dispositivo para producir refrescos en casa, que compite directamente con Coca Cola y Pepsico. En el caso de la imagen, Superama, seguramente por una distracción, lo exhibe en una parte poco accesible de sus cotizados estantes y sin etiqueta que indique su precio de mil 240 pesos.

Sodastream