Opinión

El manotazo de Mancera

1
   

    

Miguel Ángel Mancera. (ilustración)

Se espera que esta misma semana Miguel Ángel Mancera dé a conocer los cambios en su gabinete, en el que habrá nuevos rostros –para los nuevos tiempos–, enroques y ratificaciones.

Lo que hizo el jefe de Gobierno capitalino fue un movimiento maestro, que le permitió pasar a la ofensiva luego de que tanto el PRD como sus adversarios lo cuestionaran.

Dio un golpe sobre la mesa, lo que acarrea simpatías entre la población pues siempre da gusto sentir que hay mando en el gobierno de la ciudad. Además, el titular del ejecutivo local dio señales de que entendió el mensaje de las urnas.

La forma en que se operó la renuncia de todo el gabinete capitalino
–solicitar la dimisión uno a uno de sus colaboradores y en algunos casos ofrecerles otra posición–, le sirvió a Mancera para medir el grado de compromiso de quienes le han acompañado. Su lealtad, pues.

Y el otro factor relevante es que el jefe de Gobierno podrá contar con un equipo que ponga la proa rumbo al 2018, pues él ya dijo que aspiraba a la presidencia de la República.

Para lograr su objetivo, que es llegar bien posicionado a las fechas del lanzamiento de candidaturas y a la elección misma, Mancera necesita mejorar su gobierno.

Esa es la razón por la que seguramente van a ser excluidos del gabinete quienes no han dado resultados, o los que no sirven para la nueva realidad que tiene el jefe de Gobierno después de las elecciones del 7 de junio.

Seguridad empieza a hacer agua, para desgracia de los capitalinos. Y la política tiene que reinventarse.

Mancera va a gobernar con una Asamblea Legislativa de oposición, por lo que requiere interlocución razonable con la primera fuerza que es Morena, así como con priistas y panistas.

Por primera vez desde la creación de la ALDF, esta ciudad será gobernada por un Ejecutivo local que no tiene mayoría en la Asamblea.

Tiene que eliminar de su equipo, en consecuencia, a aquellas personas que creen conflictos innecesarios con la oposición. Pero necesita a los que den la batalla cuando haya que darla.

Nuevos tiempos, nuevos rostros, con virtudes y capacidades distintas a los actuales.

En paralelo, Mancera tiene que construir su candidatura presidencial, lo que se hará con un equipo de trabajo más eficaz y también más leal.

Dentro del gabinete hay quienes trabajaban más para apoyar a Morena que a Mancera, lo que es insostenible en la actual coyuntura.

Veremos cambios en los próximos días, seguramente en bloque para evitar incertidumbre en el equipo, lo que va a dar al jefe de Gobierno un segundo aire para esta última mitad de su administración.

Después del anuncio de la remoción de su gabinete, Mancera se reposiciona y se apresta a gobernar ante una nueva realidad.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
La repulsa a Trump nos unió
PRI pone un candado a la sucesión
Morena, los fanáticos de siempre