Opinión

El mandato del voto

  
1
 

  

Javier Corral, candidato del PAN al gobierno de Chihuahua. (Cortesía)

En las pasadas elecciones del 5 de junio estuvieron en disputa 12 gubernaturas. El Partido Acción Nacional obtuvo la victoria en siete estados (Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Puebla, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz) y el Partido Revolucionario Institucional en los cinco restantes (Oaxaca, Hidalgo, Sinaloa, Tlaxcala y Zacatecas). Más allá de este resultado, en el contexto de la toma de posesión de los gobernadores electos, deberán analizarse a detalle los mensajes que el electorado está enviando a sus representantes y los retos inmediatos que estos gobernadores enfrentarán.

Cuatro son las reflexiones que en principio podrían hacerse:

1) En varios estados donde se disputó la gubernatura el hartazgo ciudadano para con los gobernadores que, cuales virreyes y señores feudales hacían y deshacían al margen de la ley, llevó a que un tema central de campaña de algunos candidatos fuera meter al gobernador saliente a la cárcel. Empero, esto no puede ser suficiente. Los nuevos gobernadores deben acatar la exigencia ciudadana de cumplir y hacer cumplir la ley en todo momento y en todo lugar.

Un primer mensaje por parte de los electores fue su confianza en las instituciones y los mecanismos democráticos para elegir a sus gobernantes. Una vez más, ante las voces que presagiaban tragedias y violencia en la jornada electoral o que candidatos independientes arrasarían con estas elecciones, se impuso el ímpetu ciudadano de la participación cívica. Ante este escenario, hoy más que nunca es necesario el diálogo institucional entre partidos; sólo así puede mejorarse la gobernabilidad y dar cabida a las demandas de nuestros ciudadanos. Todo sin abrir paso a la impunidad o a la falta rigurosa de rendición de cuentas.

2) Otro mensaje importante del electorado en las pasadas elecciones fue el relacionado con la transparencia en el ejercicio de los recursos públicos. Los gobernadores entrantes deberán, desde el primer día, involucrar a la ciudadanía en el ejercicio del presupuesto estatal, implementando presupuestos participativos y garantizando la transparencia y la rendición de cuentas.

El electorado dejó en claro que la filiación o afinidad partidista ha adquirido otro significado, más pragmático que ideológico. Sería un error de los gobernadores entrantes pensar que cuentan con el respaldo incondicional de los votantes que los apoyaron en las pasadas elecciones. Al contrario, este apoyo sólo se mantendrá si presentan buenos resultados de gobierno.

3) Se ha hablado ampliamente sobre la magnitud del voto de castigo en las pasadas elecciones. Es decir, el que alude a que los electores votaron en contra de un candidato y no a favor de un candidato. Los gobernadores entrantes deben asumir –sin demérito de sus capacidades y talentos– que parte de la legitimidad con la que inician sus administraciones proviene de electores que no necesariamente estaban convencidos por sus ofertas de campaña, sino que más bien estaban hartos del anterior.

Antes de empezar a hablar sobre 2018, el PAN debe reflexionar sobre las responsabilidades adquiridas después de la jornada electoral. Antes de las elecciones el PAN gobernaba (tomando en cuenta algunas alianzas con el PRD) a 17.5 por ciento de la población. Después de las elecciones pasadas el PAN gobernará a 31.4 por ciento de la población.

4) Finalmente, en el nuevo mapa electoral. Los estados gobernados por el PAN serán el principal contrapeso del gobierno federal. Esta es una nueva responsabilidad adquirida que debe ser entendida como una oportunidad para hacer eficientes las acciones en todos los ámbitos de gobierno, como una ocasión de colaboración sin sumisión, de trabajo conjunto en una relación de respeto mutuo, pero sobre todo de corresponsabilidad ante los millones de mexicanos que expresaron su preferencia por la democracia, por la legalidad y por la institucionalidad, porque sólo dentro de las instituciones democráticas podremos darle el rumbo adecuado a la pluralidad política que caracteriza a nuestro país.

Twitter: @JosefinaVM

También te puede interesar:
Venezuela y la destrucción populista
¿Y por qué el enojo?
Un país de parches