Opinión

El 'ligue' de Carstens
con Yellen

 
1
 

 

Janet Yellen, presidenta de la Fed. (Reuters)

El primer aumento de la tasa de Fondos Federales en Estados Unidos es esperado por la mayoría del mercado para la reunión de la Reserva Federal (Fed) del 16 de diciembre.

En el mercado de futuros, dos de cada tres ‘apuestas’ sugieren que el primer movimiento alcista de la Fed se dará a finales de este año.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, quien ocupó la primera posición en la lista de los ‘50 más influyentes’ de Bloomberg Markets, dijo la semana pasada que un alza en diciembre es una “posibilidad real”.

Una de las dos condiciones para subir la tasa de interés de referencia es que siga fortaleciéndose el mercado laboral en Estados Unidos (EU).

Y, sorprendentemente, el mercado laboral no sólo continuó mejorando durante octubre, sino que lo hizo a un ritmo más acelerado que en los meses previos.

La nómina no agrícola se expandió en 271 mil plazas en ese mes, muy por arriba de las 185 mil esperadas por el consenso de analistas en el mercado.

A su vez, la tasa de desempleo en EU descendió de 5.1 por ciento en septiembre a 5.0 por ciento en octubre, la menor desde abril de 2008.

Además, se ubicó en un nivel cercano a una condición de pleno empleo, que justificaría el alza de las tasas.

Si bien la tasa de participación laboral se mantuvo estable en 62.4 por ciento, otros indicadores ya no sugieren tanta holgura del mercado de trabajo:

Los ingresos promedio por hora crecieron 2.5 por ciento anual, su mayor incremento desde julio de 2009, lo que advierte presiones salariales.

En suma, el reporte de empleo de octubre aporta argumentos a favor de una subida de tasas de interés en EU por parte de la Fed.

Los contratos a futuro de la tasa de Fondos Federales incorporan un incremento de hasta 50 puntos base desde su rango actual de cero a 0.25 por ciento.

Sin embargo, el ritmo del alza dependerá de la evolución de la economía estadounidense, del mercado laboral y de la inflación en las próximas tres semanas.

La sola posibilidad del primer movimiento alcista de la Fed en diciembre ya debilitó al peso frente al dólar y lo mantendrá presionado en el corto plazo.

Algunos analistas creen que el dólar se fortalecerá como en agosto y septiembre, cuando alcanzó niveles máximos históricos de hasta 17.45 pesos.

Lo que se anticipa son nuevos episodios de volatilidad relacionados con la expectativa de que la Fed suba muy pronto su tasa de referencia.

En el escenario de que la decisión de la Fed presione aún más al peso, lo que se puede esperar es que el Banco de México (Banxico) incremente la tasa de interés de referencia en su reunión del 17 de diciembre.

El mercado anticipa un aumento de la tasa de 25 puntos base desde su nivel actual de 3.0 por ciento.

Pero Agustín Carstens podría adelantarse a Yellen si el Banxico advierte riesgos para la inflación –que hoy no los hay– y/o la estabilidad financiera del país asociados a la debilidad del peso.

Aunque conserva un tono acomodaticio, lo que está claro es que el Banxico mantendrá ligada su política monetaria a lo que haga la Fed en un mes.

Twitter: VictorPiz

También te puede interesar:
El flash del Inegi sobre el PIB
México toma el liderazgo en América Latina
Años de trabajo para retirarse con la cuarta parte del salario