Opinión

El Libertador de Oaxaca

 
1
 

 

Gabino Cue, gobernador de Oaxaca. (Cuartoscuro)

A Gil no dejan de sorprenderle algunas fantasías de los políticos mexicanos, esa facilidad con la que inventan realidades alternas deja a Gamés con los ojos de plato y plata. La más reciente fabricación de un universo paralelo le corresponde a Gabino Cué, gobernador (bueno, es un decir) de Oaxaca. Entrevistado por su periódico Milenio, Cué ha dado vuelo a su imaginación. Cué, según Cué, no ha sido una autoridad omisa ante las tropelías de los maestros de la CNTE; al contrario, Cué se ve en el espejo y lo que aparece es el Libertador de Oaxaca. Ha despertado un gigante. Oh, sí.

El gobernador le ha respondido esto a Israel Navarro y Óscar Rodríguez en su periódico Milenio: “con esta acción, muchos maestros deben sentirse liberados de una presión que sentían antes de tener que cumplir con plantones, marchas para poder, y no por sus méritos, mejorar sus condiciones”.

Si la lectora y el lector llegaran a la ciudad de México después de pasar una temporada en Plutón, pensarían que Gabino Cué es un gobernador hecho y derecho que hace cumplir la ley y no le tiembla el pulso para tomar cartas en los asuntos de su estado. Con la pena, pero Gilga tendría que informarles a la lectora y lector, después de que hubieran estacionado su OVNI y pagado el parquímetro, que don Gabino postergó la decisión de desmantelar el IEEPO y a la Sección 22 hasta el envilecimiento. Desde luego también el gobierno federal. Con la pena, pero el Libertador revocó con sus postergaciones el cargo que decía ocupar.

El presente y el futuro
Gil ha caído en cuenta de que Gabino Cué posee un carácter de hierro forjado. Como lo oyen: “Cuando uno toma una decisión a conciencia y hay un valor supremo que es el presente y el futuro de un estado y lo haces con el ánimo de servir y ayudar, eso te da tranquilidad”. Mju, a conciencia, el valor supremo, el presente y el futuro; caracho, un poquito de por favor, mucho ble, ble, ble.

Fuera máscaras: que se voltee, Gabino de burro. “Es una decisión que no se tomó de forma imprudente ni mucho menos en un periodo de tiempo corto”. En eso sí Gil está muy de acuerdo, la decisión de desaparecer el IEEPO no ocurrió en “un periodo corto”, antes al contrario, se fraguó en “el tiempo largo”.

Tan fácil que sería decir: negociamos hasta el final con paciencia, pero la cerrazón de la CNTE nos ha obligado a revisar la trama de sus ilegalidades, o en fon, pero hacer sombreros con caravana ajena, se ve mal. La grandilocuencia es el ridículo de los omisos. Oh, sí. Lean esto por piedad y ayuden a Gilga a comprender el alma de Gabino: “Nadie se puede sentir traicionado, nadie se puede sentir engañado cuando siempre se le ha hablado con la verdad. Los gobernantes tenemos que hacer lo que nos indique la ley”. Y ble, ble, ble.

Que sí, que no, el ruletero
Los entrevistadores le han preguntado al Libertador Cué si los gobernadores (ores-ores) José Murat y Ulises Ruiz “pagarán” por utilizar los fondos educativos en otros fines. El libertador respondió: “en mi administración no hay forma de demostrar que sacamos dinero para algún tipo de actividad y ahora menos con la nómina en manos de la Federación, que si en el pasado se hacía, puede ser, o no”. O a lo mejor sí, o a lo mejor no, lo más seguro es que quién sabe porque ya sabe usted cómo se las gastan los que gastan, en fon. “Ya tuvieron su momento (los gobernadores Murat y Ruiz), los gobernantes tenemos responsabilidades y las circunstancias nos obligan a hacer y no hacer cosas. Nada justifica la corrupción, ni que tomen recursos del erario para utilizarlos con otra finalidad”.

Gamés se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y caviló: aquí hay disparates y cantinflismos, pero al mismo tiempo verdades involuntarias: “las circunstancias nos obligan a hacer y no hacer cosas”, nada más cierto. Sólo Dios sabe si obligado por las circunstancias el Libertador Cué “no hizo” maldita la cosa para contener la toma de la ciudad de Oaxaca por parte de los maestros de la Sección 22 cuando les dio su regalada gana. En fon. El gigante despierto le inspira a Gilga un respeto monstruoso.

La máxima de George Bernard Shaw espetó dentro del ático de las frases célebres: “No busquemos definiciones solemnes de la libertad. Ella es sólo esto: responsabilidad”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Estamos locos de remate
Tan bien que iba
Noticias de la ciudad